Académicos de la UAM proponen un ventilador de complejidad reducida

Investigadores de la Unidad Lerma de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) construyeron la maqueta de un ventilador que se fabricaría con materiales reciclados y comunes, y serviría para atender a pacientes delicados de COVID-19 que se encuentran sedados.

El doctor Phillipp von Büllow, profesor del Departamento de Procesos Productivos de la División de Ciencias Básicas e Ingeniería (CBI) de la Unidad Lerma, señaló en entrevista que se trata de un dispositivo de complejidad reducida hecho a partir de tubos de PVC, mangueras, codos, accesorios de uso doméstico, válvulas de lavadora y bolsas de basura.

El propósito es aportar una solución alterna segura, fácil de reproducir en cualquier parte de México y que pueda adaptarse a las necesidades de una variedad amplia de enfermos, ya que, como consecuencia de la epidemia, la demanda de estos equipos se ha extendido, requiriéndose miles de éstos y los comprados en fechas más recientes por la federación costaron 1.25 millones de pesos, cada uno.

Frente a esta realidad deben surgir en muy poco tiempo proyectos de componentes con elementos en existencia hasta en zonas de difícil acceso y los dispositivos deben ajustarse a la fisiología de cada paciente con COVID-19.

La fabricación no puede demandar personal altamente capacitado, por lo que, frente a estas exigencias, el grupo encabezado por el doctor Von Büllow creó una alternativa a lo ya conocido. Los investigadores concibieron un modelo numérico del sistema ventilador-pulmón con un paquete de simulación de sistemas y con la información del artículo especializado A. Albanese, et al. (2016): An integrated mathematical model of the human cardiopulmonary system: model development, en Am J Physiol Heart Circ Physiol 310: H899–H921, 2016, el cual permitió comprobar la compatibilidad del futuro prototipo con el funcionamiento del sistema cardiopulmonar y predecir las dimensiones de los mecanismos técnicos de la maqueta.

El diseño podrá utilizarse cuando no haya ventiladores disponibles para pacientes críticos en un hospital y se emplearía para intubar a alguien sedado, ya que este estado permite que el aparato marque el ritmo de la respiración, sin tener que adaptarlo a la voluntad del enfermo, una función compleja de crear.

El docente confió en que este trabajo –que cuenta con la participación del doctor Jacobo Sandoval Gutiérrez, profesor-investigador del Departamento de Procesos Productivos, y el laboratorista técnico Sergio Mundo Garduño– despierte interés y motivación para que, junto con otros proyectos similares, sean apoyados por esta casa de estudios.

Fuente: UAM