Argentina: Desarrolla UNL-CONICET innovación para hacer frente a condiciones de sequía

Especialistas del agro reflexionarán acerca de un desarrollo tecnológico que implica una verdadera revolución para el sector agropecuario. Se trata de la tecnología HB4, que permite obtener semillas transgénicas más tolerantes a la sequía y con mayor productividad, desarrollada por un grupo de biólogos moleculares e investigadores, liderados por la investigadora Dra. Raquel Chan, del Instituto de Agrobiotecnología del Litoral (IAL) perteneciente a la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas (FBCB) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), en alianza con la empresa de biotecnología agrícola Bioceres.

El primer gran logro fue para la soja. A partir de un desarrollo tecnológico denominado HB4, es posible obtener semillas más tolerantes al estrés hídrico y con mayor productividad. Este gen mejora la capacidad de adaptación de las plantas a situaciones de estrés, sin afectar su productividad. Con ello, la soja resistente a sequía llegaba al mercado. Ahora, se espera que dicha tecnología sea aprobada para el cultivo de trigo. “Se trata de trigo transformado con una construcción genética, capaz de expresar un gen de girasol que le confiere tolerancia a estrés hídrico severo o moderado, pudiendo así, estabilizar los rendimientos en áreas que experimentan problemas recurrentes de sequías, al mejorar hasta en un 20% los resultados, con respecto a las variedades de cultivos tradicionales”, explicó Chan.

Cabe destacar, que este desarrollo aplicado al cultivo es pionero en su tipo, a nivel mundial y ofrece a los productores una solución a los problemas causados por la sequía en los sistemas productivos y la disminución de las consecuentes pérdidas agronómicas y económicas.  “En vistas de que es difícil predecir las condiciones climáticas, es una tecnología de mucha utilidad ya que disminuye significativamente las pérdidas por sequía, sin generar desventajas nutricionales o ambientales”, agregó.

El trigo HB4 ya cuenta con los dictámenes favorables tanto de la Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (CONABIA), como del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA), y se está en proceso de espera a que la Dirección Nacional de Mercados Agropecuarios emita la aprobación para dicha tecnología, aplicada al trigo, en función de analizar el impacto comercial de ser el primer país en el mundo en liberar una semilla de estas características. Cabe mencionar que, en el caso de la soja HB4 se aguarda la aprobación de China para su comercialización. “El desarrollo está finalizado y demostrada su inocuidad ambiental (aprobada por SENASA) así como su inocuidad toxicológica y equivalencia nutricional (aprobada por la Comisión Nacional de Biotecnología, CONABIA, dependiente de la secretaría de Agroindustria). Asimismo, la tecnología se ha introgresado en variedades de elite y estaría lista para su comercialización, contextualizó Chan.

Fuente: UNL