Argentina: El desafío del acceso abierto al conocimiento en la UNC

Comunicar los resultados de las investigaciones es una etapa fundamental de la actividad científica. A contramano de una circulación restringida a publicaciones que demandan suscripciones costosas para acceder a esos conocimientos, en los últimos años adquirió envergadura una forma alternativa, basada en modos colaborativos y de libre consulta: el movimiento de acceso abierto.

Precisamente, del 21 al 27 de octubre se celebró la Semana Internacional del Acceso Abierto, una corriente que nació de las aspiraciones de la comunidad científica y tecnológica del mundo, instituciones y universidades, por difundir ampliamente sus trabajos, de manera gratuita y aprovechando las posibilidades técnicas que brinda internet.

“Este nuevo paradigma surge a partir de la convergencia de dos procesos. Por un lado, la crisis profunda del modelo tradicional de comunicación científica, basado en los negocios de las editoriales comerciales con altísimos porcentajes de rentabilidad. Por el otro, una tendencia generalizada de considerar a la ciencia como un bien público y social. Podría decirse que los investigadores y las investigadoras de hoy tienen una mayor conciencia de su responsabilidad social”, explica Alejandra Nardi, directora de la Oficina de Conocimiento Abierto (OCA) de la Universidad Nacional de Córdoba.

Tal como explica la titular de la OCA, el acceso abierto al conocimiento, la información y la cultura implica el acceso libre, gratuito, inmediato y sin restricciones a la producción científica y académica a través de internet. Esto significa que cualquier persona puede leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o enlazar los textos completos sin barreras financieras, legales o técnicas. El único requisito es citar a los autores.

“No pagar por publicar y no pagar por leer”, con ese lema viene trabajando la Oficina de Conocimiento Abierto de la UNC, que recientemente festejó sus cinco años y desde su creación impulsa este nuevo paradigma hacia adentro de la cuatricentenaria casa de altos estudios. Como resultado de su trabajo, la Casa de Trejo ya posee 76 publicaciones periódicas de acceso abierto y más de diez mil artículos indizados en Google Académico.

Fuente: UNC