Argentina: Participa UNQ en desarrollo de un sistema que realiza las funciones del páncreas

En días pasados se presentó un sistema de control automático que realiza las funciones del páncreas para regular los niveles de glucosa en sangre. El desarrollo fue realizado por investigadores de las Universidades de Virginia y Harvard (Estados Unidos), el Instituto Tecnológico de Buenos Aires, el Hostpital Italiano de Buenos Aires, la Universidad Nacional de La Plata y la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). Por la UNQ participó Patricio Colmegna, graduado de Ingeniería en Automatización y Control Industrial (IACI) e investigador asistente del Conicet.

Posteriormente se dio a conocer el algoritmo con el que funciona el páncreas artificial. Su nombre es ARG -Automatic Regulation of Glucose- y comanda la bomba de infusión de insulina en personas con diabetes tipo 1. Durante la presentación se difundieron los resultados de las pruebas clínicas de cinco pacientes argentinos -mujeres y hombres adultos- que estuvieron 36 horas internados en el Hospital Italiano durante junio de 2017.

Su funcionamiento es el siguiente: el sistema inyecta automáticamente la cantidad de insulina que la persona necesita en cada momento. Se compone de un sensor continuo de glucosa, una bomba de infusión subcutánea de insulina y un Smartphone, en el cual se programa el algoritmo diseñado por los investigadores argentinos.

“Nos enorgullece ofrecer una carrera como IACI, que brinda a sus egresados herramientas para realizar aportes significativos en la solución de problemas concretos y mejorar, así, la calidad de vida. Patricio se formó como Ingeniero en la UNQ, continuó sus estudios de posgrado en el ITBA (con la dirección del Dr. Sánchez Peña) y es una alegría que haya vuelto a nuestra Universidad, donde hace docencia y desarrolla su carrera como investigador del Conicet. Actualmente coopera en la investigación del páncreas artificial, pero es seguro que, a futuro, abrirá nuevas líneas de investigación y desarrollo”, sostuvo Damián Oliva, director de IACI de la UNQ.

Previamente Patricio Colmegna explicó a Prensa UNQ que “este algoritmo, además de modular la insulina basal, genera la inyección de bolos de insulina cada vez que se ingieren alimentos, lo que supondría liberar a los pacientes diabéticos, acostumbrados desde siempre a férreos controles y vigilancias. Aun no existe nada en el mercado con estas características”.

Fuente: UNQ