Argentina: Rectores de universidades hispanoamericanas firman “Declaración Córdoba” en la UNC

En un encuentro presidido por el rector anfitrión Hugo Juri con sus pares de Granada, Pilar Aranda; de Salamanca, Ricardo Rivero Ortega; de San Marcos Sierras (Perú), Orestes Cachay Boza; de Nicaragua, Ramona Rodríguez; de la UBA, Alberto Barbieri; y de Alcalá, José Saz, en el antiguo Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), se firmó la “Declaración Córdoba”, con la cual estas casas de estudios de Argentina, Perú, España y Nicaragua se comprometen a involucrarse decididamente en cuestiones tales como la degradación del planeta, la inseguridad alimentaria, las migraciones forzadas por catástrofes o por crisis socio-políticas, la pobreza, las dificultades en el acceso universal a la educación, la violencia de género, entre otras

Esa solemne premisa del documento titulado “Universidades hispanoamericanas: Tradición y futuro”, no implica otra cosa que involucrarse decididamente desde este espacio universitario en las problemáticas globales que afectan a las personas y a las sociedades en general.

Abrió la ronda de conferencias el titular de la Universidad Nacional de Córdoba, quien explicó el origen de este acuerdo internacional. “El año pasado, durante una visita a la Universidad de Salamanca, acordamos con el rector (Ricardo) Rivero Ortega conformar un grupo de universidades con mayor impacto en España y América. La idea es empezar a discutir el rol que tendrán las universidades en las problemáticas globales que están afectando la vida de gente. Tenemos las fortalezas y las competencias, y es una responsabilidad social de las universidades hacerse cargo”, señaló Juri.

El rector de Salamanca arrancó su discurso con una cita de la filósofa estadounidense Martha Nussbaum, mentora de un modelo alternativo de evaluación del desarrollo humano, basado en un “enfoque de las capacidades. “Más allá de todas sus misiones, las universidades deben crear capacidades para el progreso social. Nuestras universidades fueron instituciones donde nacían las ideas y hacían transformar a los países”. En tal sentido, Rivero Ortega remarcó que los movimientos independistas en América surgieron de sus universidades.

Orestes Cachay Boza y Ramona Rodríguez coincidieron en sus discursos en que hay que ampliar la base de alumnos que aspiran a cursar en las universidades. Y celebraron la idea de esta unión de universidades hispanoamericanas.

El documento firmado contiene 11 puntos y asigna un claro protagonismo a las universidades en su aporte las problemáticas de este siglo, como la degradación del planeta, la inseguridad alimentaria, las migraciones forzadas por catástrofes o por crisis socio-políticas, la pobreza, el acceso universal a la educación, la desigualdad y la violencia de género, y la inequidad en todos sus matices. Todo esto “(…) conforman problemas globales que requieren soluciones urgentes, mancomunadas, inter y transdisciplinarias, y sustentables”.

Por razones de agenda, los rectores Pilar Aranda y Alberto Barbieri anticiparon su firma de la declaración el sábado último.

Fuente: UNC