Brasil: Proyecto de la Poli-USP busca modernizar enseñanza de ingeniería

La Escuela Politécnica de la Universidad de Sao Paulo (Poli-USP) fue uno de los ocho centros de enseñanza superior brasileñas seleccionadas para participar en un programa que financiará proyectos de modernización para los cursos de graduación en las áreas de Ingeniería. El anuncio patrocinado por la Coordinación de Educación Superior de Personal de Mejora (CAPES) y la Comisión para el Intercambio Educativo entre Estados Unidos y Brasil (Fulbright) tiene como objetivo, entre otras cosas, crear un entorno favorable para el desarrollo del pensamiento creativo y de la capacidad de innovación y de emprendimiento de los graduados en ingeniería.

Un equipo de diversos docentes de la Poli, del Instituto de Física y del Instituto de Matemática y Estadística de la USP, de varias áreas del conocimiento, concibió un proyecto para el perfeccionamiento de la enseñanza en los primeros años de la Escuela, así como en las disciplinas del curso de la Ingeniería Química, con vistas a la modernización de las técnicas de aprendizaje y de los espacios físicos de clase, y la mejora en la comprensión de los contenidos por los alumnos. La directora de Poli-USP, profesora Liedi Légi Bariani Bernucci, cree que la calidad de la propuesta llevó a la selección del proyecto, uno de los ocho escogidos entre 52 propuestas de todo Brasil. “Las instituciones de enseñanza estarán en contacto con universidades norteamericanas y podrán presentar sus experiencias, discutiendo éxitos y dificultades, para que los resultados puedan ser intercambiados entre las instituciones brasileñas.

Para alcanzar los objetivos, el curso de Ingeniería Química será repensado. A lo largo de 8 años, Poli-USP recibirá recursos para invertir en sus profesores y apoyarlos en el desarrollo de las actividades. La estrategia es para fortalecer las prácticas educativas orientadas a no sólo el desarrollo de conocimientos y habilidades, sino también competencias. Esto implica la integración entre disciplinas del curso y la interdisciplinariedad en el abordaje de los tópicos de aprendizaje, con articulación con los sectores relacionados a la ingeniería química, como industrias.

El director de Poli-USP, Profesor Liedi Legi Bariani Bernucci, explica que después de estas experiencias se expandieron a los 17 cursos, y el proyecto contempla la administración de la Escuela de complementar los recursos financieros en una cantidad similar al aplicado por capas y Fulbright (R$ 300 mil) y establezca mecanismos de reconocimiento y apoyo a los docentes que desarrollen actividades dentro de esta propuesta.

El curso indicado para el programa, de ingeniería química, tiene entre sus diferenciales un formato que permite al alumno alternar períodos de prácticas y clases. El modelo llamado cooperativo tiene el objetivo de integrar las empresas y la institución de enseñanza para formar profesionales habilitados para enfrentar el dinamismo del mercado de trabajo, que exige rápida adecuación y conocimientos actualizados con las innovaciones tecnológicas.

Fuente: Poli-USP