Costa Rica: Jóvenes de la UCR lanzan al mercado un producto antioxidante a base de cáscara de rambután

Un producto 100% costarricense, creado por jóvenes universitarios, llegó al mercado con todos los beneficios de la cáscara de rambután (mamón chino), gracias al apoyo de la Agencia Universitaria de Gestión del Emprendimiento (AUGE-UCR) y varios centros de investigación y laboratorios de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Este nuevo suplemento alimenticio (en cápsulas), llamado Ramboost, es el primer producto en Costa Rica que contiene el extracto de la cáscara de rambután, una sustancia que ha sido investigada por su alto contenido de antioxidantes que aporta diferentes beneficios para la salud.

Los creadores de este innovador producto son dos jóvenes emprendedores: Hider Rojas Moya, químico industrial y estudiante de la Maestría en Ciencia de Alimentos en la UCR, y Yerling Carrillo Mayorga, ingeniera en bioprocesos y estudiante de la Maestría en Ingeniería Química de la UCR, quienes convirtieron el conocimiento en innovación.

Luego de estudiar sus propiedades, los jóvenes vieron una oportunidad de aprovechar la cáscara de rambután, que hasta el momento era considerada un desecho, para crear un producto fuente de antioxidantes. Con Ramboost se propusieron entrar al mercado de los alimentos funcionales que toma mayor fuerza en este país debido a la búsqueda de las personas por mantenerse saludables y prevenir la aparición de enfermedades.

Convertir la cáscara de rambután en un nuevo producto para el mercado nutracéutico costarricense bajo procesos de química verde, es decir, sin generar emisiones, llevó varias etapas de desarrollo donde se involucraron diferentes instancias de la Universidad de Costa Rica (UCR), inversionistas y empresa privada.

Con una intención de compra de una de las mayores distribuidoras de suplementos alimenticios en el mundo y un capital de inversión de $60 000 por parte del grupo Ícaro, inició el proceso para llevar esta innovación a la realidad. Con este impulso se produjeron los primeros mil frascos de 30 y 60 cápsulas, que desde hace 8 meses están disponibles para el público en las tiendas GNC, The Vitamin Shoppe, Farmacia y Clínica Bíblica y en las macrobióticas Arte y Salud, y Pachamama.

El proyecto, que va por su quinto año de ejecución, ya está despegando en el mercado de este país, tiene una patente pendiente y ha logrado recuperar el 60% de la inversión inicial, según detalló Rojas. Ahora los emprendedores continúan trabajando con Auge-UCR y una empresa de alimentos para desarrollar la siguiente fase que consiste en llevar al mercado un alimento funcional en presentación de barrita.

Este emprendimiento es pionero en Costa Rica y su objetivo es incluir el ingrediente en el Codex Alimentarius para que pueda ser utilizado como ingrediente alimenticio en cualquier parte del mundo. Para esto, acotó Rojas, se requiere un esfuerzo país y el apoyo de Procomer y el MEIC para presentarlo al Comité del Codex Alimentarius Mundial.

Fuente: UNC