Costa Rica: UCR participa con otras universidades en investigación para crear bioplásticos

Miles de toneladas de banano no apto para exportación y residuos industriales de piña se desperdician cada año en el país, lo cual representa en problema económico y ambiental para la agroindustria. Según estudios de UCR, UNA y ITCR los desechos agroindustriales de banano y piña tienen un alto potencial para la generación de bioplástico.

Por eso, investigadores e investigadoras de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad Nacional (UNA), el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR) y la Universidad Nacional Estatal a Distancia (UNED)  se unieron para obtener bioplásticos a partir de estos residuos en el marco del proyecto de investigación 735-A8-110 financiado por el Consejo Nacional de Rectores (Conare).

“El reto es encontrar materiales que tengan un menor impacto ambiental” señala la investigadora Carolina Rojas Garbanzo, del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) de la UCR. Reconoce que la generación de residuos agroindustriales tiene un gran impacto a nivel ambiental, por eso es necesario buscar alternativas para aprovecharlos y disminuir su impacto.

Los resultados de las investigaciones realizadas se recogen en el libro Bioplásticos y agroindustria: alternativas a la valorización de subproductos agroindustriales, que se presentará el jueves 6 de diciembre a las 4:00 p.m. en el miniauditorio de UCAGRO, Facultad de Ciencias Agroalimentarias, de la UCR.

Investigaciones realizadas en el Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) han avanzado en la utilización de residuos de piña y banano para obtener PLA. Se ha evaluado el comportamiento de algunos microorganismos para obtener ácido láctico y se han implementado técnicas novedosas para su recuperación por medio de clarificación y tecnologías de membranas.

En el CITA junto con el Centro de Investigación en Biología Celular y Molecular (CIBCM), se han investigado bacterias de cepas autóctonas como Ralstonia metallidurans o el Bacillus megaterium que tienen la capacidad de producir otro biopolímero llamado ácido polihidroxibutírico (PHB).

A la fecha los investigadoras del Centro Nacional de Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA-UCR) como Marianela Cortés reconocen que para que la producción de bioplásticos sea una realidad en el país uno de los mayores retos es lograr un proceso eficiente y económico para recuperar y purificar el PLA, y en el caso del PHB, Carmela Velázquez ha explicado que se debe encontrar un microorganismo más eficiente para producir el PHB a partir de los residuos de las frutas.

Para Jose Roberto Vega, del Laboratorio de Polímeros (PoliUNA) instalar una planta de producción de ácido poliláctico en Costa Rica aún es poco viable, ya que el material debe ser purificado bajo condiciones muy estrictas por lo que el costo de su producción sería muy alto. En su opinión, el apoyo de los sectores productivos e industriales es será decisivo para que Costa Rica se convierta en un país productor de bioplásticos a partir de los desechos de su propia agroindustria.

Fuente: UCR