Costa Rica: UCR  participa en la creación de un antídoto contra el  veneno de la mamba negra

El Instituto Clodomiro Picado de la Universidad de Costa Rica (ICP-UCR) ha destacado internacionalmente en los últimos meses por incentivar, acciones globales contra el envenenamiento ofídico, y ha sido parte de la creación de un potencial antídoto capaz de neutralizar el veneno de la serpiente Dendroaspis polylepis, especie africana mejor conocida como mamba negra, que ocasiona el fallecimiento de una persona en menos de 20 minutos.

Dicho antídoto –que está en su etapa experimental– consiste en un panel de anticuerpos humanos específicos contra las dendrotoxinas de la mamba negra. Los investigadores descubrieron que este elemento contribuye a la toxicidad de dicha especie; por esto, diseñaron una propuesta de fármaco, mediante la tecnología del ADN recombinante, que utiliza como insumo este tóxico para identificar las inmunoglobulinas G (IgG) –los anticuerpos más abundantes en el cuerpo humano– que pueden neutralizar esas dendrotoxinas. La elaboración de este prototipo de antiveneno constituye el primer intento que se hace en el planeta en cuanto al uso de anticuerpos humanos, a fin de combatir el envenenamiento por mordeduras de serpientes, y promete ser más compatible con el organismo y tener menor probabilidad de reacciones perjudiciales.

La creación fue liderada por Iontas –empresa inglesa dedicada a descubrir y optimizar anticuerpos humanos para el desarrollo de medicamentos– y la Universidad Técnica de Dinamarca, que brindó sus conocimientos especializados para caracterizar los venenos, junto con investigadores del ICP-UCR. También, se desarrolló de la mano con los científicos de Iontas la diferenciación preliminar de esos anticuerpos y su posterior producción.

En el caso del ICP-UCR, su aporte se basó en el análisis de proteínas del veneno de la mamba, en el reconocimiento de las principales toxinas de este veneno y en las pruebas de capacidad de neutralización de los anticuerpos recombinantes. También participaron en el estudio el Dr. Bruno Lomonte y la M. Sc. Ana Silvia Arias.

De acuerdo con los expertos, ya el potencial antídoto fue probado en ratones con resultados positivos. Los roedores con el anticuerpo lograron estar protegidos de los efectos perjudiciales que origina la dendrotoxina de la mamba negra. No obstante, todavía faltan más investigaciones para asegurar su eficacia y calidad antes de ser usado directamente en las personas.

El siguiente paso de los científicos es generar nuevas defensas contra otras toxinas de este veneno, de manera que en el futuro se cree un ‘coctel’ –mezcla– de anticuerpos capaz de neutralizar en su totalidad la toxina de la mamba. Si se logra lo anterior de manera exitosa, se podría trabajar con otros venenos. Eventualmente, se plantearía la posibilidad de que un antiveneno de este tipo, una vez efectuadas las evaluaciones preclínicas, sea evaluado mediante ensayos clínicos en hospitales de África.

Por el momento, el ICP-UCR continuará vigilando estos desarrollos de cerca y se enfocará en aprender de la nueva tecnología de ADN recombinante. El único objetivo es poder desarrollar antivenenos de este tipo también en Costa Rica, en beneficio de la población costarricense.

Fuente: UCR