COVID-19: ciencia y sociedad más unidas que nunca

En estos días se ha puesto de manifiesto, más que nunca, la importancia de que la ciencia esté al servicio de la sociedad buscando soluciones a problemas sociales concretos y poniendo la ciencia al servicio de los decisores políticos.

La humanidad está viviendo, directamente y en primera persona, cómo la ciencia puede llegar a influir profundamente en nuestras vidas. La ciencia ha entrado en nuestros hogares, en nuestras conversaciones y en nuestro quehacer diario. A nivel político se toman medidas que se ciñen a recomendaciones de los expertos científicos y en las redes sociales se multiplican los mensajes de personas expertas, y no tan expertas, sobre el COVID-19.

En los primeros días de diciembre de 2019 se registran en Wuhan, China, los primeros casos de pacientes afectados por lo que luego se conocería como COVID-19, un nuevo tipo de coronavirus. El 30 de diciembre, la oficina en China de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es informada por las autoridades locales de varios casos de neumonía por causas desconocidas y se ponen en marcha diversos mecanismos para identificar y abordar el problema. El 17 de enero de 2020 aparecen en PubMed, la mayor base de datos mundial de información científica sobre salud, los primeros artículos sobre el COVID-19. Exactamente dos meses después ya se cuenta con más de mil artículos que abordan la pandemia desde distintas perspectivas.

Con datos del Observatorio de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la OEI, publicados en el Informe de Coyuntura “La comunidad científica mundial reacciona ante la pandemia de coronavirus”.

Los datos de este informe demuestran cómo la comunidad científica ha reaccionado rápidamente en este nuevo contexto con el objetivo de generar y compartir el conocimiento necesario para derrotar a esta pandemia.

Los países iberoamericanos también se suman a ello. Observando la firma conjunta de artículos científicos en el estudio de COVID-19 registrados en PubMed, doce países latinoamericanos aparecen significativamente relacionados entre sí, con España y Portugal como puntos de enlace con los países europeos.

Por lo tanto, existen artículos científicos sobre esta acuciante preocupación social. Sin embargo, es ahora cuando gana aún más valor la capacidad de los investigadores para llevar al resto de la sociedad información clara y confiable.

Fuente: OEI