Datos, algoritmos y políticas: la redefinición del mundo digital. CEPAL, 2018.

La aceleración de la revolución digital combina la implementación de trayectorias tecnológicas que están en plena expansión: la Internet de las cosas, las cadenas de bloques y la inteligencia artificial. Estas tecnologías se sustentan en plataformas digitales globales y afectan a la economía y la sociedad, tanto de manera transversal como sectorial. Esta nueva configuración va más allá del mundo digital de hace solo un decenio, cuando los temas cruciales para América Latina y el Caribe estaban centrados en el acceso a equipos (computadoras y teléfonos), las redes de conectividad fija y móvil, la expansión de la banda ancha y el esfuerzo por convencer a las autoridades sectoriales de la importancia de ubicar las tecnologías digitales en el centro de sus decisiones estratégicas. En esta nueva realidad de convergencia del mundo físico y el mundo digital se configura un ecosistema cuya dinámica y efectos económicos y sociales no están plenamente determinados. En este sentido, es un camino aún abierto.

En el libro Datos, algoritmos y políticas: la redefinición del mundo digital se revisan tres conjuntos de temas: en primer lugar se describen esas trayectorias tecnológicas. En segundo lugar, se analizan dos elementos habilitantes de su uso: las plataformas digitales globales y la formación de recursos humanos calificados para operar tecnologías digitales avanzadas, sobre la base de información reciente correspondiente a siete países latinoamericanos (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay). Luego, se analiza el impacto de esas y otras tecnologías digitales en dos dimensiones verticales: la manufactura y los servicios avanzados, y las empresas de tecnología financiera digital (fintech); en estas últimas se presta especial atención a los servicios que pueden proveer a las empresas de menor tamaño, aumentando la inclusión financiera. Se concluye con el análisis de las implicancias de la inteligencia artificial para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La economía y la sociedad mundiales están cada vez más inmersas en la era digital, que se define por la convergencia de un conjunto de tecnologías emergentes cuya dinámica configura nuevos ecosistemas construidos sobre la infraestructura y las innovaciones de la revolución digital. La velocidad del cambio, producto de la naturaleza exponencial de los avances tecnológicos, la gran permeabilidad de las tecnologías digitales en todos los sectores e industrias, y su profunda capacidad de transformación de sistemas completos de producción, gestión y gobernanza, agregan oportunidades e incertidumbres a la dinámica del desarrollo (Schwab, 2016).

El actual contexto no es solo un mundo hiperinterconectado en sus esferas económicas y sociales, sino un mundo en el que se superponen o fusionan la economía tradicional —con sus sistemas organizativos, productivos y de gobernanza— y la economía digital —con sus particularidades innovadoras en cuanto a modelos de negocios, producción, organización empresarial y gobernanza—. Esto da lugar a un nuevo sistema digitalmente entrelazado en el que se integran modelos de ambas esferas que interactúan entre sí, dando lugar a ecosistemas más complejos que se encuentran en proceso de transformación organizativa, institucional y normativa con la premura que impone la velocidad de la revolución digital.

Fuente: CEPAL