Distribuyen dos plantas modulares de producción de oxígeno medicinal que fabricó PUCP

En un vuelo de la Fuerza Aérea del Perú, el sábado 22 de agosto, llegaron al aeropuerto de Jauja dos plantas modulares de producción de oxígeno medicinal. Fabricadas por la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), en alianza con la empresa Seralt, operarán en los hospitales Domingo Olavegoya, de Jauja, y Daniel Alcides Carrión, de Huancayo.

La delegación de la PUCP -compuesta por el Mag. David Chávez, director del Centro de Tecnologías Avanzadas de Manufactura (Cetam), Pedro Merino y Yhony Mendoza, del Instituto de la Calidad (ICAL)- viajó a estas ciudades a fin de evaluar la correcta instalación de las plantas. Los acompañaron miembros de Seralt.

El Hospital Daniel Alcides Carrión, el más importante de la región Junín, mantiene 120 pacientes hospitalizados que requieren de suministro constante de oxígeno, elemento tan vital como escaso, desde los inicios de la pandemia de la COVID-19. Por su parte, el Hospital Domingo Olavegoya, de Jauja, tiene 25 camas para pacientes COVID-19 -más del doble que en el mes de abril- y su demanda de oxígeno es cuatro veces mayor a la inicial.

Ante la urgencia de contar con oxígeno medicinal, el cardenal Pedro Barreto SJ, arzobispo de Huancayo, uno de los representantes del Episcopado en su Asamblea Universitaria y cabeza de la Mesa Interinstitucional de Reflexión y Acción por la Paz (Mirapaz), impulsó las gestiones para recolectar donaciones y coordinar con la PUCP la producción de estas plantas de oxígeno medicinal.

Posteriormente, y con la finalidad de tener un socio, el vicerrector de Investigación, Dr. Aldo Panfichi, coordinó con la Universidad Nacional del Centro del Perú. De allí acudieron dos docentes, quienes hace algunas semanas estuvieron en Lima capacitándose a fin de poder encargarse del manejo de las plantas de oxígeno medicinal y su mantenimiento, entre otros aspectos.

Una de las ventajas del diseño modular de estas plantas de oxígeno medicinal es que tiene tres capacidades distintas: 5, 10 y 20 metros cúbicos por hora. “Por ello, se adecúa muy bien a la demanda específica de cada hospital”, señala Chávez. Esto permite que accedan al oxígeno necesario los establecimientos de salud de distintos tamaños a lo largo del país.

“Hemos pensado en los que menos tienen, los que más sufren”, enfatiza el director del Cetam. En este caso, el hospital Olavegoya recibió una de 10 m3 por hora, mientras que el Carrión adquirió la de 20 m3 por hora.

El proyecto ha sido posible gracias al trabajo del Servicio de Análisis Energético y Ambiental (SAEA) –de la Sección Ingeniería Mecánica del Departamento de Ingeniería– en alianza con la empresa Seralt.

Fuente: PUCP