Educación superior, ciencia, tecnología y agenda 2030, Nuñez, 2017.

Desde la Unión de Universidades de América Latina y el Caribe, Cuadernos de Universidades constituye un acervo de diagnósticos, ideas y propuestas para encarar los desafíos de la educación superior en nuestra región. La serie aspira a promover un diálogo que suponga acción: los diagnósticos nos guían a iniciativas y propuestas de distintos actores con un relevante papel de las universidades.

El trabajo de Jorge Núñez, Educación superior, ciencia, tecnología y Agenda 2030, nos pone en el camino de una reflexión ex post de la CRES 2008. En el avance hacia el desarrollo sostenible, las actividades científicas, tecnológicas y de innovación, junto con las de formación, son sin duda fundamentales.

 En América Latina y el Caribe las universidades concentran buena parte de las capacidades de investigación científica y tecnológica, a la vez que de talento humano (Sanfelices, 2010; Albornoz y López Cerezo, 2010; Arocena y Sutz, 2016). Todo ello sugiere que la educación superior debe ser un actor clave en el avance hacia un nuevo estilo de desarrollo (Gligo, N, 2006).

 Esta versión ejecutiva, como antecedente de la investigación completa que habrá de estar disponible para su discusión en la Conferencia Regional de Educación Superior de Córdoba, Argentina, en 2018, pretende suscitar decisiones y proyectos a futuro de los actores institucionales y sociales de la educación superior.

Educación superior, ciencia, tecnología y agenda 2030 Resumen ejecutivo Justificación, estructura y objetivos del reporte La Conferencia Regional de Educación Superior (CRES), a desarrollarse en Córdoba, Argentina en 2018, seleccionó como uno de sus ejes de discusión el papel estratégico de la educación superior en el desarrollo sostenible.

Ese es el tema que abordamos en este reporte. Su elección está justificada debido a la compleja situación económica, social y ambiental por la que atraviesa la humanidad y en particular América Latina y el Caribe (ALC). La alarma ante semejante situación condujo en 2015 a las Naciones Unidas a aprobar la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, con objetivos y metas pertinentes. Se le ha denominado “agenda civilizatoria” que reclama una “alianza mundial reforzada”.

Fuente: UDUAL