El estado de la ciencia. Principales Indicadores de Ciencia y Tecnología. RICYT, 2018.

El Estado de la Ciencia – Principales Indicadores de Ciencia y Tecnología – Iberoamericanos / Interamericanos contiene una serie de estudios que analizan diferentes temáticas relacionadas con la agenda actual de discusión en torno a la ciencia, la tecnología y la innovación, y que pueden ser abordados desde una perspectiva cuantitativa.

En primer lugar, bajo el título de “El Estado de la Ciencia en Imágenes”, se ofrece una representación grafica de los principales indicadores, dando cuenta de manera sintética de las tendencias de la ciencia y la tecnología iberoamericana, sin perder de vista el contexto global. Se trata de una serie de indicadores comparativos que incluyen una visión del contexto económico, de la inversión en I+D y de los recursos humanos disponibles para la investigación, así? como un recuento de la producción científica de los países de la región. Este año también se incluyen tres estudios en profundidad.

El primero, realizado por Mario Albornoz, Rodolfo Barrere, Lautaro Matas, Juan Sokil y Laura Osorio está centrado en la problemática de género en la ciencia y la tecnología. En “Las brechas de género en la producción científica iberoamericana”, los autores hacen un recorrido por distintas fuentes de información estadística sobre ciencia, tecnología y educación superior. El trabajo incluye un exhaustivo análisis de la producción científica, distinguiendo entre autores y autoras, donde señalan no sólo patrones de producción diferenciados sino también brechas de género en la articulación de redes de colaboración para la producción de conocimiento.

El segundo trabajo fue desarrollado por Melina Furman y se centra en la educación científica en las aulas de América Latina. Este detallado artículo brinda un panorama de la forma en que se enseñan las ciencias, materia que ha sido declarada como prioritaria en muchos países de la región. El documento concluye con una serie de recomendaciones para fortalecer la educación científica en las escuelas primarias que resultan de gran valor para pensar el futuro de una asignatura crítica para el desarrollo de los ciudadanos de un mundo cada vez más atravesado por el conocimiento científico.

Finalmente, bajo el título “Ciencia, participación cultural y estratificación social”, Carmelo Polino analiza el consumo de información y de prácticas culturales relacionadas con la ciencia y la tecnología en diferentes estratos sociales con base en información de las encuestas de percepción pública de la ciencia en varios países iberoamericanos. Como resultado, presenta evidencia de la baja probabilidad de los ciudadanos de grupos sociales desfavorecidos para acceder a los bienes culturales relacionados con la ciencia.

Como de costumbre, el libro se completa con la serie de indicadores comparativos de inversión, recursos humanos, graduados, publicaciones y patentes de la RICYT, de acuerdo con la información brindada por los Organismos Nacionales de Ciencia y Tecnología que participan de la red.

Fuente: RICYT