El futuro del trabajo. Perspectivas regionales. BID, 2018.

La expresión “futuro del trabajo” es actualmente uno de los conceptos más populares en las búsquedas en Google. Los numerosos avances tecnológicos de los últimos tiempos están modificando rápidamente la frontera entre las actividades realizadas por los seres humanos y las ejecutadas por las máquinas, lo cual está transformando el mundo del trabajo.

Existe un creciente número de estudios e iniciativas que se están llevando a cabo con el objeto de analizar qué significan estos cambios en nuestro trabajo, en nuestros ingresos, en el futuro de nuestros hijos, en nuestras empresas y en nuestros gobiernos.

Estos análisis se conducen principalmente desde la óptica de las economías avanzadas, y mucho menos desde la perspectiva de las economías en desarrollo y emergentes. Sin embargo, las diferencias en materia de difusión tecnológica, de estructuras económicas y demográficas, de niveles de educación y patrones migratorios inciden de manera significativa en la manera en que estos cambios pueden afectar a los países en desarrollo y emergentes.

Este estudio, El futuro del trabajo: perspectivas regionales, se centra en las repercusiones probables de estas tendencias en las economías en desarrollo y emergentes de África; Asia; Europa del Este, Asia Central y el Mediterráneo Sur y Oriental, y América Latina y el Caribe.

Se trata de un esfuerzo mancomunado de los cuatro principales bancos regionales de desarrollo: el African Development Bank Group, el Asian Development Bank, el Banco Interamericano de Desarrollo y el European Bank for Reconstruction and Development.

En el estudio se destacan las oportunidades que los cambios en la dinámica del trabajo podrían crear en nuestras regiones. El progreso tecnológico permitiría a los países con los que trabajamos crecer y alcanzar rápidamente mejores niveles de vida que en el pasado.

Fuente: BID