España: Ex estudiante UPV prepara revolución comercial de la industria aeroespacial europea

Mientras el lanzamiento del Falcon Heavy de SpaceX devuelve la mirada de la humanidad al espacio, Raúl Torres, un joven estudiante de Ingeniería Aeronáutica de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), sigue acercándose a su sueño. En 2011, junto a Raúl Verdú (UMH), creó PLD Space, una lanzadera espacial con un doble objetivo: generar industria aeroespacial de uso comercial y poner en órbita experimentos científicos y tecnológicos. Entonces, muchos creyeron que era una locura.

Hoy, la Agencia Espacial Europea utiliza sus servicios, han recibido ya 9 millones de euros entre financiación pública e inversión privada y, si todo sigue marchando según lo previsto, en 2019 pondrán en órbita desde El Arenosillo (Huelva), su cohete Arion 1.

Desde la fundación de PLD su objetivo fue desarrollar un lanzador comercial que pudiera proporcionar acceso al espacio, algo que ahora mismo en Europa es extremadamente complejo. En Estados Unidos cada vez está siendo más fácil, con empresas como SpaceX, Blue Origin, pero en Europa no, allí se depende de la Agencia Espacial Europea, de sus lanzadores Ariane 5 y VEGA. Al no existir una alternativa comercial, es que surge esta idea. Para hacer el espacio accesible y que todo el mundo pueda lanzar sus tecnologías, experimentos. Es algo que persiguen y en lo que están trabajando ahora mismo.

Además, 2018 es un año importante para PLD, ya que va a hacerse el ‘rodaje’ de Arion 1 para el lanzamiento del año que viene. A finales de este año ya estará el cohete integrado. Se verá el Arion 1 que va a volar, montándose. Para ello van a recibir materiales y componentes para empezar la calificación de los subsistemas. La idea es que ese primer lanzamiento incorpore ya una serie de experimentos en los que también está implicada una vertiente biólogica.

Adicionalmente, uno de sus objetivos finales de Arion 2 es situar satélites alrededor de la Tierra, estos satélites pueden pesar entre 1 y 150 kilos, y Arion 2 puede lanzar varios a la vez. Si lo hace, se denominan constelaciones, y el objetivo de una constelación cuando está en órbita es hacer lo que normalmente hace un único satélite grande, pero con más posibilidades. “Por ejemplo, si dispones de varios satélites, puedes fotografiar desde distintos ángulos a la vez, dar servicios de conectividad, de Internet o de telefonía, gracias a estos pequeños satélites, que hacen una especie de enjambre alrededor de la Tierra. Esto era inviable hace 10-15 años, porque todo era más grande, y la tecnología, la óptica, no permitían este nivel de miniaturización que hoy en día sí tenemos, y que permite descentralizar y aumentar prestaciones” comento Torres.

Fuente: UPV