España: Investigadores de la UPV desarrollan un nuevo sistema de detección de alergias

Un equipo de investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) trabaja, en el marco del proyecto europeo Cobiophad, en un nuevo sistema que permitirá diagnosticar alergias de una forma eficiente, rápida -menos de 30 minutos-, sencilla y barata -con un costo inferior a los 2 euros-, analizando tan solo una pequeña muestra de sangre.

De este modo, a través de este estudio, podría encontrarse la solución a un problema actual como es la situación crítica generada al tener que discriminar, en los casos en los que un paciente toma un antibiótico y sufre una reacción adversa, si se trata de una alergia, por las implicaciones clínicas que conlleva.

En la actualidad, el método de diagnóstico se basa en pruebas cutáneas, que consisten en aplicar determinados fármacos en pequeñas dosis y observar el efecto que causan en la piel. Se trata de pruebas incómodas para los pacientes y que, además, ofrecen una alta probabilidad de falso diagnóstico.

Luis A. Tortajada, profesor del Departamento de Química e investigador del Instituto Interuniversitario de Investigación de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) en la UPV, explica que “la estrategia desarrollada se basa en una prueba in vitro a partir de una pequeña cantidad de sangre”.

“Esta”, añade el docente de la UPV, “consiste en detectar un biomarcador de las alergias a los medicamentos, que son las inmunoglobulinas E específicas. Se trata de unos anticuerpos que se sintetizan en el organismo del paciente para participar en el mecanismo de respuesta alérgica frente al fármaco. Sin embargo, generalmente no se conoce el epítopo ni la región del anticuerpo que reconoce al fármaco responsable de la reacción alérgica”.

En este sentido, el estudio realizado por los investigadores de la UPV en colaboración con otros nueve organismos europeos está examinando dicha interacción para su uso en sistemas diagnósticos. “Los resultados”, destaca Tortajada, “están permitiendo obtener reactivos que son capaces de reconocer a nivel molecular estos biomarcadores, diferenciándolos de otras especies también presentes en la sangre”.

De este modo, cuando un paciente es alérgico a un determinado antibiótico, la inmunoglobulina E es capturada en el dispositivo desarrollado, generando una señal óptica que permite su identificación, además de establecer su concentración.

Hasta el momento, el trabajo de los investigadores de la UPV se ha centrado en la obtención de estrategias de síntesis de los reactivos que permiten el reconocimiento de forma selectiva y efectiva, así como su integración en una plataforma de biosensado de altas prestaciones.

Fuente: UPV