España: La UPV desarrolla junto a ocho socios europeos una tecnología 5G

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), pertenecientes al Centro de Tecnología Nanofotónica, han desarrollado, junto a miembros de otros ocho socios europeos, una nueva tecnología de infraestructura para las comunicaciones 5G que permitirá conexiones a Internet hasta 100 veces más rápidas que las que brinda la red 4G.

Este es el principal resultado de Horizon 2020 TWEETHER, un proyecto europeo liderado por la Universidad de Lancaster (Reino Unido) y del que han surgido las que serán las futuras arterias de las comunicaciones de quinta generación.

TWEETHER es una red inalámbrica punto-multipunto que opera en un espectro no utilizado actualmente, en la banda de milimétricas de la región de 90 gigahercios (GHz). Los socios del proyecto han desarrollado una tecnología radio y fabricado los circuitos y dispositivos amplificadores con una capacidad similar a la fibra óptica, pero sin necesidad de tirar cable. Según las pruebas llevadas a cabo, con esta tecnología de transporte podría llegar a proporcionar una capacidad superior a 10 Gigabits/segundo.

Roberto Llorente, subdirector del Centro de Tecnología Nanofotónica y catedrático de la UPV, explica que “las arterias que dan soporte a la telefonía móvil de 5G de nueva generación operarán a frecuencias muy altas, a partir de 90 GHz, lo que conllevará grandes dificultades tecnológicas. Actualmente, no existe ningún dispositivo a nivel comercial que funcione en este rango de 92-95 GHz. En esta iniciativa europea se ha diseñado un amplificador de onda progresiva que permitiría el correcto funcionamiento de la infraestructura de comunicaciones 5G en la banda de ondas milimétricas a largas distancias”.

Así, con los resultados de este proyecto, los operadores podrán ofrecer acceso ubicuo a Internet de gran ancho de banda. Con la red TWEETHER, el usuario tendrá mayor ancho de banda, cobertura y capacidad de los que ofrecen las redes inalámbricas actuales, lo que permitirá disfrutar de servicios de alto valor añadido y con una gran calidad, tanto de emisión, como de recepción.

Por otro lado, esta nueva infraestructura 5G también va a permitir ofertar servicios que requieren muy bajo retardo (latencia) para aplicaciones avanzadas como el vehículo conectado, en el que, si bien no entrará en juego un gran volumen de datos, sí que será imprescindible que el tiempo que tardan en llegar esos datos de un vehículo a otro sea excepcionalmente corto en caso de emergencia.

Fuente: UPV