Financiamiento para el desarrollo en América Latina y el Caribe. CEPAL, 2015.

En el documento Financiamiento para el desarrollo en América Latina y el Caribe: un análisis estratégico desde la perspectiva de los países de renta media, preparado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) para la Consulta Regional de América Latina y el Caribe sobre Financiamiento del Desarrollo en preparación de la Tercera Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo (Addis Abeba, julio de 2015), se presentan los asistentes lineamientos estratégicos del financiamiento para el desarrollo desde la perspectiva regional.

La capacidad de acceder de forma efectiva al financiamiento privado en los distintos países de América Latina y el Caribe varía ampliamente. El financiamiento privado está sujeto a múltiples requisitos de acceso y condicionalidades, que dificultan la adopción por parte de los países de la región de un enfoque estratégico para financiar sus prioridades de desarrollo y evaluar el impacto y la eficacia de las fuentes de financiamiento para el desarrollo. Además, los proveedores de financiamiento privado no exigen las mismas condiciones ni imponen los mismos criterios de acceso y elegibilidad que las fuentes de financiamiento público.

El financiamiento privado plantea problemas muy significativos desde el punto de vista del financiamiento para el desarrollo. Los flujos de capital de cartera son volátiles y procíclicos. Por su parte, la inversión extranjera directa (IED), que es actualmente la principal fuente de financiamiento privado para la región, no es tan estable como se pensaba anteriormente y también tiende a ser procíclica, lo que puede contribuir a amplificar las fluctuaciones de los ciclos económicos.

Además, la IED recibida por América Latina y el Caribe está concentrada tanto geográficamente como por sectores. Por otra parte, a pesar de su relevancia como fuente de financiamiento, la IED puede tener un impacto limitado en la innovación y en las capacidades de conocimiento a nivel local, lo que obstaculizaría el avance de la productividad. Finalmente, la IED también produce importantes filtraciones financieras a través de la repatriación de utilidades.

Estas desventajas de los flujos de capital privado reflejan el hecho de que están motivados principalmente por el beneficio económico, lo que puede ocasionar que la inversión sea insuficiente en áreas cruciales para el desarrollo sostenible, como la reducción de la pobreza o el cambio climático, si el rendimiento esperado —ajustado por el correspondiente riesgo— es insatisfactorio en comparación con oportunidades alternativas de inversión.

Fuente: CEPAL