How’s Life in the Digital Age? OECD, 2019.

¿Cómo afecta la transformación digital a la vida y el bienestar de las personas? Las tecnologías digitales han cambiado drásticamente la manera de trabajar, consumir y comunicarse de las personas en un breve lapso. Por ello, es necesario que las estadísticas nos ayuden a comprender lo que está en juego con esta rápida transformación.

La primera edición de “How’s Life?” (¿Cómo es la vida?) pretender satisfacer esta necesidad, proporcionando una descripción exhaustiva de los impactos del mundo digital en la vida de las personas y destacando algunas brechas de información importantes. Si bien es cierto que varios informes de la OCDE ya han documentado los efectos de las tecnologías digitales en la economía y la sociedad, este informe utiliza el marco de bienestar “How’s Life?” para evaluar cómo esta transformación digital afecta a todos los aspectos de la vida de las personas.

El marco de bienestar de la OCDE se usa para revisar los impactos de la transformación digital en 11 áreas clave del bienestar de las personas (a saber: ingresos y riqueza, empleo y sueldos, vivienda, estado de salud, educación y capacitación, conciliación vida personal?profesional, compromiso y gobernanza cívicos, relaciones sociales, calidad medioambiental, seguridad personal y bienestar subjetivo).

Un resumen de un gran número de estudios existentes pone de relieve 39 impactos clave de la transformación digital en la vida de las personas, demostrando que dichos impactos pueden ser positivos, ya que las tecnologías digitales expanden los límites de la disponibilidad de información y mejoran la productividad humana, pero también pueden conllevar riesgos para el bienestar, que van desde el ciberacoso al surgimiento de noticias falsas o pirateos informáticos. El informe How’s Life in the Digital Age? ha recopilado 33 indicadores de impactos clave de la transformación digital, incluyendo 20 para supervisar las oportunidades digitales y 13 que reflejan los riesgos.

Este análisis empírico puede ayudar a legisladores y ciudadanos afectados a valorar la situación digital en sus países. No obstante, debido a la falta de datos homogéneos y a la poca cobertura de los impactos digitales clave, también se enfrenta a limitaciones importantes. De hecho, la comunidad estadística internacional debería invertir en la mejora de la información disponible y avanzar en esta agenda estadística.

En el caso de muchos impactos debatidos en este informe aún se sigue deliberando. Las oportunidades y riesgos principales, como los impactos de los sitios virtuales de “networking” en la vida social de las personas, los efectos en la salud mental de un uso excesivo de internet o las repercusiones de la automatización de los empleos aún están siendo debatidos por investigadores y analistas. Este informe, hace por ello, un balance de las pruebas actuales, aunque las investigaciones en curso tendrán que aumentar y profundizar nuestro conocimiento de los múltiples asuntos que aborda.

Fuente: OECD