Iniciativas de pruebas moleculares para diagnóstico COVID-19 de UPCH siguen en camino

Con gran expectativa, la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) está en constante seguimiento de sus diversos proyectos de investigación en el marco de la pandemia, entre los que resaltan las pruebas de diagnóstico. En esa misma línea, el Ministerio de Salud (Minsa), a través del Instituto Nacional de Salud (INS), viene apoyando a un total de seis iniciativas que desarrollan procedimientos y dispositivos médicos diagnósticos in vitro llamadas “pruebas moleculares” para identificar el virus SARS-CoV- 2.

A la fecha, estas iniciativas se encuentran en etapa de desarrollo experimental y no constituyen productos o procedimientos terminados. Entre las iniciativas destacantes de la UPCH, a cargo de los investigadores Mónica Pajuelo, Ricardo Antiparra y Edward Málaga. Asimismo, la de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con la investigadora Mariana Leguía; la empresa BTS S.A.C, con los investigadores Luis Saravia y Milagros Zavaleta, y del mismo INS, con el investigador Eduardo Juscamayta.

Así como el INS, la UPCH también resalta a estos investigadores de instituciones públicas y privadas por su interés de sumar esfuerzos por brindar tecnologías diagnósticas que permitan atender de manera oportuna a más personas. En general, de las seis iniciativas de pruebas moleculares, cuatro proyectos de investigación fueron financiados por el Estado, a través de Fondecyt e Innóvate. En tanto, los otros dos proyectos, con recursos privados.

Asimismo, hay otro proyecto de investigación de la UPCH, el cual está liderado por Pablo Tsukayama. Esta iniciativa busca implementar un sistema piloto de vigilancia genómica descentralizado que pueda ser usado en las regiones del Perú, con la finalidad de conocer la epidemiología del SARS-CoV-2.

Los dispositivos médicos de diagnóstico son productos terminados que para su uso en el país requieren de un registro sanitario, el cual es otorgado por la DIGEMID. En casos de emergencia, la Ley N° 29459, Ley de los productos farmacéuticos, dispositivos médicos y productos sanitarios, aprobada en el 2009, contempla las autorizaciones excepcionales, procedimiento que puede acogerse incluso con resultados preliminares de la investigación. En ese sentido, actualmente no se encuentra ningún expediente presentado para evaluación, mientras los investigadores completan sus procesos de validación.

Los procedimientos diagnósticos son estandarizados a nivel de laboratorio, habiendo realizado la validación del desempeño analítica (sensibilidad analítica, robustez, especificidad analítica, repetibilidad, reproducibilidad, sensibilidad, especificidad) y la validación del desempeño clínico (sensibilidad clínica, especificidad clínica, valor predictivo positivo, valor predictivo negativo). El método LAMP para el diagnóstico de COVID-19 desarrollado por el INS se encuentra en este marco.

Fuente: UPCH