Investigadores UNS buscan crear imágenes de huesos a partir de IA para contribuir en diagnóstico de osteoporosis

Un proyecto de investigadores de la Universidad Nacional del Sur (Bahía Blanca) busca combinar técnicas de inteligencia artificial para entrenar algoritmos y mejorar los diagnósticos, lo que permitiría un tratamiento temprano, mayor prevención y calidad de vida para los pacientes. Recientemente fue seleccionado por la empresa de software Salesforce como uno de los cinco proyectos a financiar en un concurso abierto para la presentación de proyectos vinculados al uso de inteligencia artificial (IA). Según informa el portal de noticias del CONICET en una entrevista a sus autores, se recibieron más de 180 propuestas de 30 países, y es la primera vez que una idea argentina gana uno de estos subsidios.

El objetivo es utilizar inteligencia artificial para generar imágenes de huesos –estructuras sintéticas, que no son reales, pero lo parecen- y así entrenar algoritmos para mejorar las técnicas de diagnóstico actuales. Sucede que dichas imágenes reales son muy difíciles de obtener en la actualidad: las tomografías de pacientes vivos tienen mucho “ruido” (son imágenes de baja calidad) y es muy difícil obtener huesos de personas recientemente fallecidas.

El proyecto fue presentado por Felix Thomsen –docente del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computadoras de la UNS e investigador en esta casa y el CONICET- y Emmanuel Iarussi, también investigador del CONICET en la Universidad de Buenos Aires.

Para este trabajo utilizan técnicas similares a las usadas para crear rostros humanos, la ventaja con las que cuentan los algoritmos que aprenden a generar rostros humanos es que pueden contar con muchos ejemplos para hacer su entrenamiento y aprendizaje, mientras Iarussi y Thomsen solo tienen hasta ahora doce vértebras humanas escaneadas, lo que hace mucho más desafiante la tarea.

Los primeros y promisorios resultados de esta iniciativa fueron publicados en las actas de la International Conference on Medical Image Computing and Computer-Assisted Intervention y en la revista Computerized Medical Imaging and Graphics, ambos en el año 2020. De estos trabajos también formaron parte Claudio Delrieux, director tanto de Iarussi como de Thomsen e investigador del CONICET en la UNS, y otros investigadores de Argentina, Alemania y España.

Con los resultados obtenidos hasta el momento, los investigadores recalcan que el estudio se encuentra todavía en una etapa exploratoria: “Es importante aclarar que, aunque ese es el objetivo final, todavía estamos lejos de poder ofrecer un diagnóstico o de que esto llegue a ser una aplicación clínica”, subrayó Iarussi.

Fuente: UNS