La democracia del conocimiento: Por una sociedad inteligente (Estado y Sociedad). Innerarity, 2011.

Las universidades y la investigación científica juegan un papel destacado en la sociedad y la economía del conocimiento. Tal como afirma Daniel Innerarity en su libro La democracia del conocimiento, los problemas a los que se enfrenta la humanidad actual requieren de una gran movilización de conocimiento.

El conocimiento, más que un medio para saber es un instrumento para convivir. Su función más importante no consiste en reflejar una supuesta verdad objetiva, adecuando nuestras percepciones a la realidad exterior, sino en convertirse en el dispositivo más poderoso a la hora de configurar un espacio democrático de vida común entre los seres humanos. Y es que nuestros principales problemas colectivos no son, contra lo que suele afirmarse, problemas de voluntad, de falta de decisión o de inmoralidad; deberíamos considerarlos también fracasos cognoscitivos o que tienen su origen en un organización deficiente del conocimiento desde el punto de vista de su legitimidad democrática.

Este libro desarrolla la tesis de que el conocimiento y sus aledaños (las políticas de la ciencia y la innovación, el asesoramiento político a los gobiernos, la evaluación de las políticas públicas, la comprensión de las actuales transformaciones sociales o la competencia cognoscitiva de los reguladores) son ámbitos donde se decide no sólo la prosperidad económica sino, fundamentalmente, la calidad democrática. Las políticas del conocimiento y a través del conocimiento se nos han convertido en un asunto de ciudadanía democrática, donde nos jugamos muchos problemas teóricos pero,  principalmente, la calidad de nuestro espacio público.

Aquí se profundiza en un área que no ha sido demasiado tratada en su actualidad y ésta es la relación de las nuevas tecnologías, sus tipos, el conocimiento en sí y, lo más relevante, su relación con la política y la ciudadanía caracterizado por el aumento de la capacidad de participación, información, etc. Y aborda también las cuestiones de implementación de políticas públicas y su relación con la existencia de un conocimiento previo y de una información fiable desmarcando el tema de voluntad política como básico.

Daniel Innerarity (Bilbao, 1959), catedrático de filosofía social y política e investigador Ikerbasque en la Universidad del País Vasco, dirige actualmente el Instituto de Gobernanza Democrática, con sede en San Sebastián. Ha sido profesor invitado en diversas universidades europeas y americanas, como la Universidad de la Sorbona y el Instituto Europeo de Florencia, y colabora de forma habitual en diferentes medios de comunicación.

Fuente: Amazon y UCM