La Revolución Digital en España: Impacto y Retos sobre el Mercado de Trabajo y el Bienestar. UAB, 2018

El Informe La Revolución Digital en España presenta articula investigación, debate y difusión -de resultados. En el primer año un amplio equipo de investigadores analiza el presente y posible futuro en España (en la perspectiva de 2025) de una serie de dimensiones que están definiendo el empleo, la repercusión de este sobre el bienestar y posibles políticas de reequilibrio sobre la base de datos estadísticos, informes y estudios además del recurso a grupos de discusión o entrevistas.

En el segundo año se buscará la opinión de un número importante de expertos, y actores sociales a través de un cuestionario en una perspectiva comparada con otros países de la UE y recurriendo a Informes, propuestas y programas de partidos, sindicatos, patronales, y otras Instituciones españolas; el objetivo es definir mejor las posibles alternativas respecto al futuro del empleo; este punto de vista es importante, si pensamos que el empleo no se determina sólo por factores tecnológicos, sino también por políticas y por relaciones sociales en el mercado de trabajo.

Lo que popularmente se conoce como 4ª revolución industrial (robótica, inteligencia artificial y uso del big data, internet de las cosas, impresión 3D) puede ser un cambio fundamental respecto a tecnologías anteriores, consistente en que, hasta hace pocos años, la tecnología substituía tareas rutinarias, mientras que la novedad es la posibilidad de substituir tareas complejas, cognitivas, lo que ha levantado la voz de alarma por parte de muchos estudiosos, como se podrá ver en varios capítulos de este Informe. Algunos autores señalan la velocidad de la substitución, lo que acabaría provocando desempleo y/o mal empleo, al no crearse nuevos empleos con el mismo ritmo con el que se destruyen los antiguos.

Es razonable pensar que, dando a las nuevas tecnologías la importancia que merecen, en cada país la transición entre la “vieja economía” y la economía basada en las tecnologías digitales va a variar en función de la estructura productiva del país y hasta de su posición en la organización económica mundial, pero sobre todo de la capacidad de inversión de las empresas y de las políticas complementarias que se desarrollen.

Con todo, las nuevas tecnologías permiten una organización empresarial basada en parámetros empresariales que ya no tendrán como base una plantilla determinada ni un local físico de actividad en el que se desarrollan las relaciones laborales, sino el espacio telemático, por tanto, global, que permite que el diseño y coordinación de las actividades y su ejecución estén muy distantes.

Fuente: UAB