La UAM y la UG crean Cátedra sobre el Quehacer Universitario

Después de la pandemia de COVID-19 la educación va a experimentar modificaciones importantes, por lo que los universitarios “debemos estar muy pendientes” y atender las características de la organización, la oferta curricular, la pedagogía y la mediación de la tecnología, además de la socialización que debe ser parte de la formación de los alumnos, sostuvo el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante la firma de convenio entre la Casa Abierta al tiempo y la Universidad de Guanajuato (UG) afirmó que deben existir esfuerzos concertados, como el que hoy establecen ambas instituciones para tener el impacto que se necesita en la formación de los alumnos.

En la ceremonia protocolaria se anunció la creación de la Catedra Interinstitucional sobre el Quehacer Universitario, “concebida como una colaboración académica que busca coadyuvar en la solución de problemas nacionales, de acuerdo con las necesidades del contexto actual”, dijo el doctor Luis Montaño Hirose.

El investigador del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa de la UAM recordó que ambas instituciones comparten un mismo modelo de organización académica departamental y una amplia defensa de su autonomía, “mecanismo que permite asumir de manera responsable nuestros compromisos académicos y sociales”.

Al exponer el tema Logros y desafíos de las universidades, dijo que antes de la emergencia sanitaria en la UAM había necesidades de cambio hacia la innovación educativa, la formación docente, la socialización y la semipresencalidad y la mediación mixta.

El doctor Luis Felipe Guerrero Agripino, rector general de la UG, señaló que en la etapa de la emergencia sanitaria se han puesto de relieve muchos problemas que las universidades enfrentan y, en ese sentido, “el desarrollo de la industria 4.0 nos está poniendo en un nivel de aceleración que quizá no nos imaginamos hace cinco o seis años.

“Justo la pandemia nos vino a poner de manifiesto la enorme vulnerabilidad del ser humano” y en México deben tomarse en cuenta la crisis de inseguridad y la del Estado de derecho.

Las universidades “tenemos que estar a la par de la nueva realidad; no pensemos que como hacíamos las cosas antes, podremos continuar después, sino que indudablemente tenemos que movernos hacia otros lugares”, finalizó.

Fuente: UAM