Measuring the Digital Economy. A New Perspective. OCDE, 2014.

El informe Measuring the Digital Economy. A New Perspective señala que dado el bajo crecimiento alcanzado en gran parte del mundo, es prioritario seguir y comprender el papel que juegan las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) e Internet en el conjunto de la economía. La publicación establece el vínculo entre indicadores existentes y cuestiones de política de economía digital, identifica las lagunas en el marco de medición, evalúa los avances y propone una agenda de medición internacional orientada al futuro.

El número de usuarios de Internet en los países de la OCDE aumentó, pasando de algo menos del 60% de los adultos en 2005 a cerca del 80% en 2013, llegando al 95% entre los jóvenes, con grandes diferencias entre los países y en el interior de los mismos. En 2013, más del 90% de las personas tuvieron acceso a Internet en Luxemburgo, Países Bajos, los países nórdicos y Suiza; en cambio, en Grecia, Italia, México y Turquía su acceso fue de un 60% o menos. La brecha entre el uso de Internet por parte de los adultos mayores y la población más joven por lo general siguió siendo alta en los países rezagados en comparación con los de vanguardia.

Los jóvenes de 15 años de edad de los países OCDE pasan cerca de tres horas diarias en Internet, en un día normal entre semana, y más del 70% utiliza Internet en la escuela. En los países de la OCDE, el 62% de los usuarios de Internet participan en las redes sociales y el 35% utilizan servicios de gobierno electrónico. Alrededor de la mitad de los habitantes de los países de la OCDE adquieren bienes y servicios en línea, y en Dinamarca, Corea, Suecia y el Reino Unido, casi 20% utiliza un dispositivo móvil para hacerlo.

En el periodo 2012?2013, el 77% de las empresas en la zona de la OCDE tenían un sitio web o página de Internet y el 21% vendía sus productos electrónicamente. Cerca del 80% de las empresas utilizaban servicios de gobierno electrónico.

La Internet de alta velocidad, los menores precios unitarios y los aparatos inteligentes han favorecido la aparición de aplicaciones nuevas y de mayor uso intensivo de datos. Las suscripciones al servicio inalámbrico de banda ancha en la zona de la OCDE aumentaron más de dos veces en sólo cuatro años: en diciembre de 2013, casi tres de cada cuatro personas en los países de la OCDE tenían una suscripción a Internet de banda ancha inalámbrico.

La banda ancha móvil también está ampliamente disponible en muchos países emergentes y menos desarrollados. Por ejemplo, en el África Subsahariana, las suscripciones aumentaron de 14 millones en 2010 a 117 millones en 2013.

Se estima que la cuota de páginas consultadas desde aparatos móviles y tablets aumentó, pasando de un 15% a más de un 30% en menos de dos años. En 2013, cerca del 75% de los usuarios activos de Facebook se conectaron a través de un aparato móvil.

Sin embargo, las diferencias internacionales en velocidad y precios son aún importantes, incluso entre los países de la OCDE. En diciembre de 2013, la proporción de suscriptores al servicio de alta velocidad de banda ancha (más de 10 Mbit/s) oscilaba entre algo más del 70% y algo menos del 2% en todos los países de la OCDE. Dependiendo del país, los usuarios de teléfonos inteligentes en los países de la OCDE pueden pagar hasta siete veces más por una cesta de servicios móviles comparable.

Continuar leyendo

Fuente: OCDE