México: Proyecto presentado por alumnos UAM obtiene primer lugar en la primera etapa del TrepCamp 2017, y segundo, en la Global Demo Day

Un proyecto presentado por estudiantes de la UAM –en equipo con representantes de otras instituciones académicas– que haría más eficiente la producción de cemento y que además reduciría las emisiones de bióxido de carbono, del orden de hasta dos toneladas por hora, fue el proyecto ganador de la primera etapa del TrepCamp 2017, llevado a cabo recientemente en Boston. Superó 35 iniciativas de equipos diversos y pasó a la fase final de este programa de emprendimiento, llamado Global Demo Day, en donde obtuvo el segundo lugar.

En esta última fase el equipo enfrentó a otros diez y al ganar ese destacado lugar, fue merecedor del pase al programa Think Top, que se impartirá durante varias semanas en enero próximo y en donde se les capacitará para desarrollar estrategia de mercado para su proyecto, además de presentarlo ante clientes potenciales.

Los alumnos de la UAM Azcapotzalco, Francisco Grande Vega, de la licenciatura de Ingeniería Mecánica, y Emilio Uriarte Reyes, quien estudia Ingeniería Industrial, junto con Diana Valencia, recién egresada de Diseño, de la Unidad Cuajimalpa; Isaac Mirón, estudiante de Biología Ambiental de la UAM Lerma; Adrián Noriega, alumno de Mercadotecnia de la Universidad de Guadalajara, y Carlos Fernández, inscrito en Finanzas en la Universidad Quinnipiac, de Nueva York, Estados Unidos, dieron forma al proyecto arriba mencionado, al cual titularon Trax Innovation. Grande Vega y Uriarte Reyes informaron que la producción de cemento contempla varios pasos: la extracción de los materiales (principalmente piedra caliza), la trituración, el empaquetado y la distribución.

Su iniciativa está encaminada a transformar esos procesos productivos para hacerlos más eficientes. Con experiencia laboral en el sector cementero, el primero subraya que proponen un sistema logístico y un dispositivo que evalúa la cantidad de piedra que se debe introducir a la trituradora. El dispositivo –que se inscribe dentro del rubro del novedoso Internet de las Cosas– mide cuánta piedra hay dentro de la trituradora; después, conforme se va usando, informa a los operarios si se requiere más y, al mismo tiempo, comunica a los operadores de los camiones que la surten cuándo ya no la necesitan. Con la innovación logística y el dispositivo en funciones, la industria cementera podría aumentar sus ganancias, porque la eficiencia le permitiría procesar más material en menos tiempo, aprovechando al máximo su maquinaria y la energía que se emplea.

Según estimaciones preliminares, se podrían lograr incrementos de hasta 90 mil dólares por día. Por otro lado, continuó, las plantas procesadoras son señaladas por las emisiones contaminantes que arrojan al ambiente. Su iniciativa permitiría reducir las que se producen durante la extracción y trituración hasta en un 20 por ciento. Además, su idea apunta a hacer más productiva la industria cementera ya que en ocasiones se presentan altibajos que modifican los planes, lo que se traduce inevitablemente en pérdida de dinero. Con el sistema que proponen será posible crear una base de datos y un planteamiento logístico para que el personal trabaje de manera eficiente y los recursos se aprovechen al máximo.

Fuente: UAM