Nariz electrónica desarrollada por PUCP y UNI obtuvo patente de modelo de utilidad de Indecopi

Un equipo multidisciplinario liderado por la investigadora de Sección Química, Dra. Rosario Sun Kou, desarrolló la “Nariz electrónica con sensores recubiertos con zeolita y control de temperatura en lazo cerrado”, nombre oficial del invento que a fines de enero fue reconocido con la patente de Modelo de Utilidad de Indecopi (resolución Nº 000129-2021/DIN-INDECOPI) por un periodo de 10 años.

Este trabajo, iniciado en el 2015 en colaboración con especialistas de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), permite la detección de diversos componentes volátiles que forman parte del aroma de alimentos, bebidas o de un determinado compuesto.

La nariz electrónica PUCP-UNI está conformada por un conjunto de sensores a base de óxidos semiconductores dopados con metales que pueden captar un cambio (señal química) en las características de determinados gases. Esta señal es transformada en una señal analítica que puede ser cuantificable y comparable, lo que permite identificar y diferenciar un alimento, bebida o compuesto que se desee detectar.

Con la patente, se protege la labor investigadora y se reconoce el aporte en la innovación propuesto por el equipo de inventores. «De esta manera, se impulsará el desarrollo de la investigación aplicada y se promoverá la tecnología desarrollada en el país, que nos permitirá depender cada vez menos de la tecnología proveniente del extranjero”, añadió la Dra. Sun.

Aunque las narices electrónicas son una tecnología que se utiliza en varios países, el invento PUCP-UNI cuenta con dos innovaciones que le han permitido obtener la patente de Modelo de Utilidad de Indecopi y mejoran el producto respecto de sus competidores:

  1. Presenta sensores basados en óxidos semiconductores dopados con metales, recubiertos con un tamiz molecular de zeolita, para mejorar la discriminación de compuestos volátiles en la sustancia que se desea analizar.
  2. Incluye también un control de temperatura en lazo cerrado, que regula de manera uniforme y constante la temperatura a la que se encuentran los sensores y posee una cámara hermética que consiste en un recipiente cilíndrico de dos piezas que se unen mediante una rosca que, por su geometría, uniformiza la fuerza con la que se sella la cámara.

A futuro, el equipo de investigadores busca construir una nariz electrónica cuyos componentes estén conformados físicamente de manera más integrada. Adicionalmente, se espera desarrollar una tarjeta electrónica que permita recolectar y procesar las señales que se obtengan del arreglo de sensores, y otra que permita el control del funcionamiento automático de la nariz. El desarrollo del software se centraría en la implementación de un algoritmo de inteligencia artificial que, a partir de la respuesta sensorial de la nariz electrónica, permita la diferenciación de un producto o el monitoreo de un proceso.

Debido a la pandemia de la COVID-19, los trabajos experimentales están en pausa. Sin embargo, pese a las dificultades, se ha logrado cosechar éxitos. Esta semana, en una ceremonia virtual presidida por el presidente Francisco Sagasti, Indecopi reconoció a la Dra. Sun Kou y a su equipo de trabajo por haber recibido una medalla de plata de la Korea International Women’s Invention Exposition (KIWIE).

Fuente: PUCP