Nueva patente PUCP, un wearable que replica la sensación del tacto

Desde relojes inteligentes (smartwatch) hasta zapatillas con GPS, los wearables son dispositivos con microprocesadores o sensores que integran una función adicional al usuario al usarse casi como una prenda de vestir. El wearable inventado por Enzo Romero, egresado de Ingeniería Mecatrónica de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), es un caso en el que la tecnología apunta mucho más lejos a beneficio del usuario: colocado en el antebrazo como un brazalete, logra replicar la sensación del tacto en una persona que utiliza una prótesis de extremidad superior.

“Con este dispositivo, el usuario va a poder sentir una sensación de presión en el antebrazo cuando presiona objetos con su prótesis robótica. Además, un vibrador pequeñito le avisa a la persona si es que necesita sujetar con más fuerza el objeto para que este no se deslice. La sensación pasa a través de la prótesis hacia el antebrazo, que es la zona más cercana de la sección amputada”, explica Enzo Romero, predocente del departamento de Ingeniería y miembro del Grupo de Investigación en Robótica Aplicada y Biomecánica (GIRAB), que desarrolla prótesis personalizadas de extremidades superiores e inferiores para mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad.

Aunque el dispositivo fue patentado de manera independiente, este fue creado como parte del proyecto de elaboración de una Prótesis Transradial con Retroalimentación Háptica y Control de Fuerza. No obstante, es versátil y puede ser utilizado tanto en esta como en otras prótesis.

Tras dos años de evaluación, el Dispositivo háptico portátil con actuadores intercambiables para prótesis de extremidad, nombre oficial del invento de Enzo, quedó inscrito en el Registro de Patentes de Modelos de Utilidad de Indecopi, con una vigencia de 10 años.

Con la patente, Enzo considera emprender una empresa spin off que permitirá comercializar el producto con el apoyo de la Universidad. “Una empresa modelo spin off nos permitiría incluir a la PUCP como parte del directorio. En vez de que la Universidad cobre por el uso de la licencia, cede los derechos del uso del dispositivo a cambio de un porcentaje de las ventas”, añade el ingeniero mecatrónico.

“El proyecto de Enzo cuenta con el apoyo de varios investigadores, utiliza tecnología de punta, softwares muy avanzados, impresoras 3D, así como la sensibilidad institucional de aportar en el desarrollo de soluciones apropiadas a necesidades concretas a través de la investigación”, dice Melisa Guevara, jefa de la Oficina de Propiedad Intelectual (OPI) de la PUCP, unidad que acompañó el trámite de la obtención de la patente, y que ha seguido de cerca el trabajo en torno al desarrollo de prótesis que realizan los investigadores en esta Universidad.

Fuente: PUCP