Nuevo sistema para el diagnóstico de COVID-19 ideado por UPV

El nuevo sistema para el diagnóstico rápido, económico y eficiente de COVID-19 ideado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), el IIS La Fe y el CIBER-BBN está listo ya para los ensayos en muestras clínicas. Desde que estalló la pandemia, el grupo del profesor Ramón Martínez Máñez, investigador del Instituto IDM de la UPV y director científico del CIBER-BBN, trabaja en una alternativa de diagnóstico de COVID-19, basada en films nanoporosos. Estos materiales son capaces de almacenar un indicador que se libera sólo en presencia del virus SARS-CoV-2 gracias a un sistema de puertas moleculares. Y lo hacen de forma muy rápida, fiable y sencilla.

El material ha demostrado ya su capacidad para detectar la proteína Spike presente en SARS-CoV-2 y también su funcionamiento para la detección de un virus modelo que expresa la mencionada proteína y que ha sido implementado por el grupo de Biología Viral del I2SysBio, centro mixto de la Universidad de Valencia y Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), liderado por el Dr. Ron Geller.

“Estos avances suponen un paso más hacia la obtención del dispositivo final y la confirmación de que el sistema es capaz de reconocer partículas de virus”, destaca Ramón Martínez Máñez.

El equipo de investigadores de la UPV llevará a cabo la validación clínica del dispositivo en colaboración con el Dr. Javier Pemán y la Dra. Mª Ángeles Tormo, del Grupo de Investigación en Infección Grave del IIS La Fe, la doctora María Dolores Gómez, responsable de la Unidad de Microbiología Molecular del Servicio de Microbiología del Hospital Universitari i Politècnic La Fe y los doctores Miguel Salavert y Eva Calabuig, de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del citado hospital.

Una vez comprobada su sensibilidad para el diagnóstico de COVID-19, se tiene previsto el desarrollo de un kit final y la obtención del marcado CE, que permitirá su comercialización. “Esperamos que este proceso se lleve a cabo lo más rápidamente posible y que pueda estar en el mercado para aportar una nueva herramienta frente a la pandemia que estamos sufriendo”, apunta la Dra. Elena Aznar, investigadora de CIBER-BBN.

Entre las ventajas del dispositivo destacaría su facilidad de uso, pudiendo utilizarse para el diagnóstico en lugares con infraestructura limitada. Además, no requiere de personal altamente cualificado y la muestra no se tiene que analizar en laboratorios especializados.

“Además, las tecnologías de POC en las que se basa son herramientas de detección global para vigilar ante posibles nuevos brotes en el futuro, de forma que una vez esté listo para su uso, contribuirá a la implementación rápida de medidas de contención”, destaca Ramón Martínez Máñez.

Fuente: UPV