Región ALCUE: ¿Ha alcanzado Google la supremacía cuántica?

Un equipo de investigadores de Google dice haber alcanzado la supremacía cuántica por primera vez. La supremacía cuántica es la capacidad potencial ordenadores cuánticos para resolver problemas que los ordenadores clásicos no pueden resolver. El diario británico Financial Times filtró el pasado viernes un borrador de un artículo de investigación de la compañía californiana publicado en una web de la NASA, en el que explicaba que su ordenador cuántico había sido capaz, por primera vez, de realizar una tarea que está más allá del alcance del superordenador convencional más poderoso. El anuncio fue posteriormente retirado (puede verse aquí) de forma misteriosa, sin aparentemente ninguna explicación.

Google utiliza superordenadores de la NASA como puntos de referencia para sus experimentos de supremacía. Según el documento, el procesador cuántico del famoso buscador realizó un cálculo en tres minutos y 20 segundos, un trabajo que a la supercomputadora más avanzada del mundo, conocida como Summit, le llevaría alrededor de 10.000 años. El experimento supondría «el primer cálculo que solo se puede realizar en un procesador cuántico».

A principios de la década de 1980, Richard Feynman propuso que una computadora cuántica sería una herramienta eficaz y mucho más barata para resolver problemas en física y química. En el artículo, los investigadores aseguran haber hecho realidad ese sueño de la física: «Nuestro experimento marca un hito hacia la computación cuántica a gran escala: la supremacía cuántica». Y añaden: «Al alcanzar este hito, mostramos que la aceleración cuántica se puede lograr en un sistema del mundo real y no está impedida por ninguna ley física oculta». Sin embargo, Google no se ha pronunciado sobre el documento, que parece que no estaba destinado a ver la luz.

De confirmarse, el logro del gigante de internet sería algo fantástico. Además, el inmenso poder de procesamiento podría ayudar a los investigadores y las empresas a descubrir nuevos medicamentos y materiales, y potenciar la inteligencia artificial y el aprendizaje automático.

La computación cuántica todavía tiene que resolver un buen número de problemas. Las máquinas son propensas a sufrir pequeñas perturbaciones que pueden modificar la información y falsear el resultado del cálculo. Incluso el más mínimo cambio de temperatura, o una pequeña vibración, puede destruir el delicado estado de los qubits. Los errores se pueden propagar rápidamente y desestabilizar el ordenador. Los investigadores trabajan para hacer que estas máquinas sean más fiables y sencillas. Aunque algunas ya están disponibles a través de la nube informática, todavía podrían pasar muchos años, probablemente décadas, antes de estar ampliamente disponibles. Google puede haber dado un primer paso fundamental en ese camino.

Fuente: ABC Ciencia