Región ALCUE: Informe anual Cotec sobre la I+D

Jorge Barrero, director general de la Fundación Cotec para la innovación ha presentado el informe anual sobre la I+D donde señala que el incremento de la inversión en I+D se mantiene —por sexto año consecutivo— por debajo del crecimiento del PIB

Cristina Garmendia, presidenta de la fundación, ha resumido durante su intervención el problema: “Un año más, por desgracia, los datos que recoge este Informe Cotec muestran que la I+D no está acompañando al crecimiento económico de España. […]”. La caída de la inversión en I+D respecto al PIB hace que España siga muy lejos del objetivo para 2020 del 2% de su producto interior dedicado a investigación y desarrollo. En 2016, se redujo al 1,19%, tres centésimas menos que en 2015 y lejos del 1,40% alcanzado en 2010.

En 2016, el año que alcanza el informe, muestra el primer aumento reseñable desde 2008 en el número de empresas que hacen I+D y, según la institución, son las empresas las que compensan una inversión pública en retroceso. Sin embargo, la caída de los últimos años deja también en este ámbito a España en una ruta diferente del aumento sostenido de la inversión empresarial en los países de la UE.

Entre los datos positivos, el informe muestra un incremento en el número de personas que realizan actividades de I+D. El aumento de personal hace que el sector empresarial ya haya superado en un 1,2% el número de trabajadores en I+D que había en 2008. El sector público, sin embargo, sigue un 6,2% por debajo de la cifra alcanzada ese año.

Cuando se compara a España con su entorno queda patente la diferencia de prioridades. Su inversión en I+D está un 9,1% por debajo de la de 2009. La media de la UE, sin embargo, está un 27% por encima y todos los países la han recuperado y superado, salvo España, Finlandia y Portugal.

La situación de las empresas españolas también es peculiar, con una inversión en 2016 un 11,1% por debajo de la de 2008 pese a que el PIB ha crecido un 0,2% en ese periodo. En Europa, el gasto empresarial creció un 29,9%, por encima del PIB, que lo hizo un 14%. “El hecho de que la respuesta de las empresas españolas ante la crisis sea reducir su gasto en innovación en vez de aumentarlo, refleja la escasa percepción entre el tejido productivo español de las posibilidades de la innovación como herramienta de competitividad”, se comenta en el informe.

Sobre la producción científica, en 2017, España conserva la posición undécima en el mundo tras ser superada por Australia en 2013. “Aunque ha perdido dos posiciones desde 2006, ha sostenido su presencia relativa durante el periodo”, se señala en el documento de Cotec.

En el número de patentes solicitadas, España siguió ocupando en 2016 el puesto 17º en la lista mundial con un leve aumento de su cuota en relación con el año 2012. Sin embargo, los autores del informe aprecian que comparado con otros indicadores socioeconómicos, incluso por su capacidad científica, parece ocupar un lugar bastante inferior al que debería aspirar. Si se tiene en cuenta la población española, en número de patentes por millón de habitantes en España descendió en 2016 tres posiciones hasta la 27ª, con 32,1 patentes por cada millón de habitantes. Para dar una idea de la distancia que separa a España de otros países europeos, “esta cifra se debería multiplicar casi por diez para situarse al nivel de Alemania o de los países nórdicos y casi por treinta para sustituir a Suiza en el primer lugar de la lista”.

Fuente: El País