Informe de la encuesta de Investigación y Transferencia de Conocimiento

La Encuesta I+TC es una acción conjunta de las redes RedOTRI y RedUGI de la Comisión Sectorial de I+D de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas y cuenta con un recorrido de 13 años en los que se ha ido ampliando y consolidando. Está armonizada con la encuesta europea de transferencia que gestiona la asociación ASTP-Proton. Actualmente, la encuesta es un referente en la información sobre investigación y transferencia en España, que cada vez utilizan más analistas y responsables del sistema de innovación. En la edición 2014 ha sido contestada por un 95% de las 70 universidades a las que se ha remitido.

 El comportamiento de la actividad de las Universidades Españolas en investigación y transferencia de conocimiento en 2014 refleja una desaceleración del retroceso sufrido en los últimos años, gracias, principalmente, a un cambio en la trayectoria de la financiación de la investigación sostenida con fondos públicos. Sin embargo, dicha mejora no ha sido suficiente para compensar la tendencia negativa en la demanda de transferencia de conocimiento de las empresas, más marcada por el descenso en la contratación en I+D que por los ingresos por licencias de tecnología que, pese a ser menores, han mostrado una leve mejora.

 A la vista de las cifras, la salida de la crisis económica en España no está contando con la innovación basada en la investigación como uno de sus componentes estratégicos. Ésta es la conclusión principal que se deriva de la Encuesta sobre Investigación y Transferencia de Conocimiento en las universidades españolas, que anualmente proporciona la principal fuente de información detallada sobre su actividad en I+D+i.

 A nivel nacional, los principales resultados de esta encuesta indican que el gasto en I+D+i de las universidades españolas ascendió a 3.187 millones de euros, lo que representa un peso del 35% de todo el gasto realizado por las universidades en dicho periodo. Porcentaje similar al de años anteriores, lo que pone de manifiesto la apuesta de las universidades por la investigación, pese a los recortes presupuestarios globales que han experimentado en los últimos ejercicios.

 Las OTRIs siguen siendo la unidad principal para la función de transferencia de conocimiento, pero las o cinas no son comparables porque hay otras funciones de gestión de investigación que realizan en diferente medida unas y otras. El personal total en funciones netamente de transferencia de conocimiento crece debido a una mayor cantidad de recursos dedicada a los proyectos colaborativos con empresas y, en menor medida, al instrumento de licencia. La gestión de la investigación también incrementa ligeramente su número de efectivos, más en los aspectos de gestión económica que en la administrativa.

Fuente: CRUE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.