Región ALCUE: Omar Yaghi habla sobre cómo conseguir agua del aire del desierto

Omar Yaghi (nacido el 9 de febrero de 1965 en Amán, Jordania) es un químico de la Universidad de California en Berkeley, hijo de una familia de refugiados jordanos, es un pionero en el campo de la química reticular, una disciplina que se encarga, curiosamente, de diseñar moléculas estables y exquisitamente organizadas, quizás incluso hermosas.

De hecho, el propio Yaghi reconoce que fue la belleza de las moléculas, y la necesidad de comprender el orden que esconden, lo que le hizo interesarse por la química. Gracias a eso se ha convertido en un creador de moléculas capaces de absorber dióxido de carbono en chimeneas, de obtener agua del aire en los desiertos o aumentar la capacidad de los depósitos de combustible de coches de gas natural. La clave está en los MOFs («Metal-organic frameworks»), entramados de moléculas de carbono y de metales que se diseñan a medida, como si fueran un Lego, para múltiples funciones. Los trabjos de Omar Yaghi le han hecho merecedor del premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Ciencias Básicas, y que recogió en Madrid recientemente.

Omar Yaghi ha contribuido a inventar un mundo de nuevos materiales: los «metal-organic frameworks» o MOFs. Tienen capacidades ilimitadas. Son materiales y estructuras químicas diseñadas para que sean muy estables y duraderos y para usarlos en muchas aplicaciones: como absorber dióxido de carbono o para atrapar el agua de la humedad del ambiente, por ejemplo en el desierto.

Los MOFs son un área de investigación mundial, con cientos de aplicaciones industriales potenciales, en ámbitos como el medio ambiente, la catálisis, la captación de agua de la atmósfera, la administración de fármacos o incluso en aplicaciones electrónicas. Yagui define un MOF como un módulo que contiene unidades metálicas y unidades orgánicas (hechas de cadenas de carbono), que se une a otros módulos para constituir un entramado. Este entramado constituye un espacio donde se puede atrapar a otras moléculas o donde se pueden colocar átomos que faciliten reacciones químicas, incluso en el orden que se quiera. Cambiando la parte metálica se puede crear un número infinito de variaciones.

En relación con la captación de agua de la atmosfera, Yagui señala que por cada mil mililitros de MOF se pueden extraer 200 mililitros de agua, por cada ciclo completo de captación y liberación de agua, que dura un día. –Los investigadores han creado «cosechadoras» de agua para el desierto. Estas son básicamente sencillas cajas que contienen un MOF que capta agua de la atmósfera durante la noche, incluso en un desierto. Al día siguiente, y después de cerrar la caja, el sol calienta la caja y hace que el agua salga del MOF y se adhiera a las paredes del recipiente, de forma que se puede recoger y beber–.

Actualmente ya hay aplicaciones comercializadas, una está tiene que ver con la absorción de gases tóxicos en una fábrica, la otra se emplea para almacenar gas y liberarlo lentamente y conservar frutas y verduras.

Fuente: ABC Ciencia