The potential of social media intelligence to improve people’s lives. GOBLAB, 2017.

El informe The potencial of social media intelligence to improve people’s lives, desarrollado con el apoyo de Facebook, se centran en un enfoque para extraer valor público de los datos de las redes sociales que creen tienen el mayor potencial: los datos colaborativos. Los datos colaborativos son una forma emergente de asociación público-privada en la que los actores de diferentes sectores intercambian información para crear un nuevo valor público. Tales acuerdos de colaboración, por ejemplo, entre compañías de redes sociales y organizaciones humanitarias o actores de la sociedad civil, pueden verse como posibles plantillas para aprovechar los datos privados para el logro de objetivos públicos.

El siglo XXI será un desafío en muchos frentes. Desde desastres naturales históricamente catastróficos como resultado del cambio climático hasta la desigualdad y las crisis de refugiados y terrorismo, está claro que necesitamos no solo nuevas soluciones, sino también nuevas ideas y métodos para llegar a soluciones. Los datos, y la inteligencia obtenida de ellos a través de los avances en la ciencia de datos, se ven cada vez más como parte de la respuesta. Sin embargo, una gran cantidad de datos valiosos está en manos de empresas privadas.

La investigación existente sobre colaboraciones de datos es escasa, pero una serie de ejemplos recientes muestran cómo se pueden aprovechar los datos de las redes sociales para el bien público. Estos incluyen compartir Facebook de mapas de población con organizaciones humanitarias después de desastres naturales; prediciendo reacciones adversas a los medicamentos a través del análisis de datos de redes sociales en España; y el uso que hace la ciudad de Boston de datos de crowdsourcing de Waze para mejorar la planificación del transporte. Estos ejemplos y 9 casos adicionales se analizan en el informe completo.

Por ejemplo, los datos en poder de las empresas de redes sociales pueden ayudar a las ONG, organizaciones humanitarias y otros a comprender mejor las tendencias demográficas, el sentimiento público y la distribución geográfica de varios fenómenos. Al hacerlo, los datos contribuyen a mejorar la conciencia situacional y la respuesta.

Otro ejemplo es como el acceso a los conjuntos de datos de las redes sociales puede ayudar a las instituciones a monitorear y evaluar los impactos de las políticas en el mundo real. Esto ayuda a diseñar mejores productos o servicios, y permite un proceso de iteración y mejora constante.

Fuente: GOVLAB