UdeG crea protocolo y evalua ventiladores mecánicos hechos en México

La Universidad de Guadalajara (UdeG) participó en el proceso de desarrollo de ventiladores invasivos para la atención de enfermedades respiratorias, incluido el COVID-19. Dicha universidad se encargó del diseño del protocolo para evaluar los dispositivos a petición del consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

Antes, no existía en el país un mecanismo para revisar los ventiladores, y la UdeG se encargó de generarlo y ahora se hará cargo de revisar los próximos diseños de estos dispositivos que surjan en lo sucesivo en el país.

En días pasados fueron presentados en México, dos ventiladores mecánicos 100 por ciento mexicanos: el Ehécatl (Dios del Viento, en náhuatl) y el Gätsi (suspiro, en otomí), de los cuales se fabricarán 500 dispositivos, una vez que la UdeG ya dio el visto bueno.

En el proyecto participó un equipo interdisciplinario integrado por alrededor de 25 personas de la UdeG, tanto de la CGIPV –a través de la Dirección de Innovación y Transferencia Tecnológica– e investigadores, encabezados por el maestro Ramón Willman Zamora; así como profesores y alumnos de los centros universitarios de Tonalá (CUTonalá), de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), de los Altos (CUAltos) y del Hospital Civil de Guadalajara.

El profesor investigador del CUTonalá, David Alejandro López de la Mora, explicó que en México no existía un protocolo de esta naturaleza para evaluar estos dispositivos; de modo que la UdeG lo creó con la participación de expertos en inhaloterapia, neumología y estadística, entre otras disciplinas.

Hernández Ortiz especificó que los ventiladores elaborados en otros países tienen un costo de entre 20 mil y 50 mil dólares, y los desarrollados en este proceso mexicano tendrán un costo que oscila entre los 9 mil 600 y los 11 mil 400 dólares.

“Articulamos todas las capacidades del Conacyt, y todos sus centros públicos de investigación, de manera sobresaliente el CIDESI, dirigido por el doctor José Pineda y a otros centros del Conacyt que han participado para lograr este equipo de alta especialidad, y de manera sobresaliente, empresas que estuvieron dispuestas a colaborar en este proyecto sin fines de lucro y una universidad pública estatal, la Universidad de Guadalajara”, señaló María Elena Álvarez Buylla, directora de Conacyt.

Fuente: UdeG