UNL participa en producto innovador de aditivos probióticos para uso animal

Investigadores de la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y Conicet, en conjunto con profesionales de la empresa Nutreza S.R.L., desarrollaron una innovación productiva con el objetivo de completar el desarrollo del prototipo de un aditivo alimenticio animal, realizado por la empresa Nutreza S.R.L., radicada en la localidad santafesina de Malabrigo, y demostrar además sus efectos benéficos en animales, para poder ser denominado aditivo probiótico. El prototipo consistía en una mezcla de cereales y oleaginosas fermentada espontáneamente, y rica en lactobacilos y levaduras.

La empresa, a través de estudios observacionales, suponía que poseía efectos probióticos en nutrición animal, es así como comienza su vínculo con investigadores de la FIQ-UNL para comprobarlo y estandarizar el proceso. “En la empresa, iniciamos el proceso tecnológico de fermentación, como una línea nueva de productos, hace más de seis años. Pero teníamos muchos interrogantes. Hicimos el camino inverso, es decir, empezamos viendo los resultados y al descubrir que eran positivos, queríamos explicar y controlar el proceso”, comentó Gustavo D’Ascanio, uno de los profesionales de Nutreza S.A.

El proyecto, seleccionado en la convocatoria Innovación Productiva 2018 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Santa Fe, se inscribe en una tendencia muy actual, que es transformar fermentaciones espontáneas en controladas, como sucede en la producción de ensilados para alimentación animal. En este caso, la innovación surge del uso de microorganismos autóctonos para fermentar un suplemento alimenticio destinado a la producción y crianza de terneros y cerdos principalmente. En ese sentido, Gustavo D’Ascanio aportó que “con este producto buscamos generar una línea comercial. El proyecto culminará en una gama de productos para el mercado. Va a ser un aditivo probiótico que va a mejorar las condiciones de salud de los animales, y por ende su productividad”.

“Es importante destacar, no sólo el apoyo del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, sino también las acciones que realiza la facultad para vincularnos con empresas. Nuestro proyecto no habría sido posible si no nos hubiésemos encontrado en la ronda de Tecnonegocios realizada en 2017 en la ciudad de Reconquista”, agregó Vinderola.

El equipo completo de docentes investigadores de la FIQ implicados en el proyecto está conformado por Jorge Reinheimer, Ana Binetti, Patricia Burns, María Sol Ortiz, Desiré Lorens y Gabriel Vinderola. En tanto, por Nutreza S.A., los responsables son Gustavo y Eliana D’Ascanio.

Fuente: UNL