UNNE: La pandemia expuso necesidad de generar información del hábitat de cada territorio

Además del impacto en cuanto a contagios, enfermos y fallecidos, la pandemia de Covid-19, que incluyó el aislamiento social, también expuso las problemáticas del hábitat popular, según explicó la arquitecta María Victoria Cazorla, docente-investigadora de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE), con relación a las conclusiones del Segundo Encuentro de la Red de Asentamientos Populares. Señaló que quedó en evidencia la necesidad de generar más información sobre el hábitat de cada territorio, ampliar el concepto de servicios básicos e incorporar estrategias comunitarias en la implementación de programas y políticas.

La Arquitecta Cazorla, junto a la Dra. María Virginia Monayar, investigadora de la Universidad Nacional de Córdoba y Conicet, tuvo a su cargo la coordinación del Eje Temático “Impacto de la pandemia del Covid-19 en el hábitat popular. Avances de investigaciones, cuestiones teóricas, metodológicas, resultados” durante el reciente Segundo Encuentro de la Red de Asentamientos Populares. Dicho eje temático tuvo como tema central el impacto de la pandemia en los territorios populares, expresado en una evidente profundización de las desigualdades y problemas preexistentes, pero también como disparadora de múltiples estrategias de organización desde las comunidades.

En diálogo con el Departamento de Comunicación Institucional de Rectorado de la UNNE, la Arquitecta María Victoria Cazorla, Docente auxiliar de primera en la Cátedra Teoría del Diseño y la Gestión Urbana de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UNNE, se refirió a las conclusiones de las ponencias presentadas que reflejaron experiencias de distintas ciudades del país, entre ellas la ciudad de Resistencia, Chaco.

Según expuso, en los territorios populares, la pandemia y en particular el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO), llevaron a un nivel más crítico la precariedad laboral, habitacional, de infraestructura y servicios, así como las desigualdades preexistentes. Pero también activaron múltiples estrategias por parte de organizaciones sociales y agentes territoriales no gubernamentales, para hacer frente a la profundización de las problemáticas mencionadas que impuso el contexto actual.

Respecto al abordaje desde la investigación sobre los asentamientos populares, detalló que fue recurrente en las presentaciones de la mesa, la interpelación a la forma en la que se desarrollan las investigaciones, la falta de información y la necesidad de recurrir a otras estrategias y metodologías frente a la imposibilidad de la presencialidad en territorio. No obstante, esta situación activó innovaciones, vinculadas en algunos casos a la utilización de nuevas herramientas que posibilitan el contacto de manera indirecta y la generación de datos, elaboración de diagnósticos y a veces la posibilidad de aportar esos datos en mesas de toma de decisiones.

Fuente: UNNE