UPV promueve radiómica e inteligencia artificial

QUIBIM (Quantitative Imaging Biomakers in Medicine), la spin-off del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS La Fe) respaldada, entre otros, por el fondo de capital riesgo Tech Transfer impulsado por la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), ha conseguido 8 millones de euros de financiación en una ronda de inversión coliderada por Amadeus Capital Partners y Adara Ventures.

La ronda ha contado, así mismo, con la participación de Apex Ventures, Partech y Crista Galli Ventures, además de con los actuales accionistas, entre los que, junto al citado Tech Transfer UPV, se encuentra también Angels, sociedad de inversión del empresario Juan Roig.

Especializada tanto en radiómica como en la extracción de información estandarizada y cuantitativa de imágenes médicas mediante la utilización de inteligencia artificial (IA), la tecnológica médica, que abastece a más de 70 hospitales de diversos países, ha comercializado más de una veintena de algoritmos para la detección temprana de enfermedades hepáticas, cáncer, Alzheimer o artrosis, entre otras.

Tras una destacada trayectoria en I+D, Ángel Alberich-Bayarri, doctor en ingeniería biomédica por la UPV y premio Mejor Tesis en el Área de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) del Consejo Social UPV en 2012, impulsó junto al doctor Luis Martí Bonmatí, ese mismo año, la fundación de QUIBIM, de la que en la actualidad es director general.

Inicialmente, QUIBIM estableció un proceso para el desarrollo de biomarcadores de imagen que sería adoptado en 2013 por la Sociedad Europea de Radiología (ESR) como estándar oficial de la industria. En 2015, la empresa ganó el tercer premio de la categoría AVANZA, en la 9ª edición de los Premios IDEAS, que organiza la unidad de emprendimiento de la UPV.

Recientemente, QUIBIM se convirtió en la principal plataforma de IA para el estudio de COVID-19 en toda Europa. Poco tiempo después, la Sociedad Radiológica Norteamericana (RSNA), integrada por más de 52.000 miembros de 153 países, se unió a la iniciativa con el objetivo de crear un repositorio médico mundial de casos de COVID-19.

Fuente: UPV