Profesora egresada de Cayetano Heredia construye robot virtual para innovar en sus clases

Keytlin García Rurush estudió Educación Primaria en Cayetano Heredia. En sus inicios como maestra comenzó a ejercer en la ciudad de Lima. Pronto sintió la necesidad de cumplir con su vocación de impartir clases en zonas rurales. Es así como se mudó al poblado San Antonio, en el distrito de Santa Cruz, provincia de Alto Amazonas, de la región de Loreto. Ahí ha aplicado su creatividad innovadora construyendo un robot con el fin de conseguir que sus niños y niñas se involucren en el aula y participen con más confianza.

En el proceso de creación del robot empezó con un boceto al que fue dándole cierta personalidad, dibujando los ojos, manos, piernas, antenas. De algún color tenía que ser, eligió rojo, además le dibujó una sonrisa para hacerlo amigable y lo nombró Iway. Esta palabra en la lengua amazónica shawi significa “lluvia fuerte”. Precisamente, cuando comenzó a diseñar el robot, llovía torrencialmente. De ahí la alusión.

La joven de 24 años, licenciada en Educación, cuenta que la idea del robot surgió como una necesidad de querer lograr que los niños del poblado pregunten e interactúen en las clases. Y como van las cosas, lo está consiguiendo. “Ahora con el aplicativo Iway todos quieren hablar”, dice la maestra.

Pero no solo los escolares han dado muestras del fructífero cambio, sino que también la profesora se ha sumergido en el lenguaje de programación para mejorar el robot. Sus conocimientos de códigos y lo que concierne a robótica le ha servido en demasía. Ha revisado plataformas de desarrollo de videojuegos, como Unity, App Inventor –del Massachusetts Institute of Technology–, con lo que finalmente pudo crear al robot digital.

“Tenía que funcionar sin internet”, especifica la profesora de la Institución Educativa 62135, refiriéndose a que esta comunidad amazónica la calidad del internet satelital no es muy estable, así como tampoco la señal telefónica.

Ahora, su robot Iway tiene voz, responde “¡Hola!” cuando se le saluda y también dialoga cuando se le pregunta. Esa interacción es porque cuenta con una base de datos en la que colocó la información que se desarrolla en la clase.

Si es una clase sobre el cuerpo humano, los niños preguntan, por ejemplo: ¿Cuántos huesos tiene?, Iway responde. Además, resuelve operaciones de matemáticas, así como de ciencias. “Es como una Wikipedia hablada”, explica la docente.

La manera creativa de dar clases ha tenido resultados. Los 24 estudiantes del primer al cuarto grado de primaria, a los que ella les enseña como docente multigrado, quieren hablar con el robot. Ya no existe temor en los alumnos cuando les toca participar gracias al aspecto lúdico y amigable de Iway. Incluso le permite tener un reporte de las preguntas que se repiten.

Gracias a sus iniciativas y dedicación es la ganadora del Innovation Challenge 2020, que, en coordinación con el Ministerio de Educación, buscaba potenciar la plataforma “Aprendo en Casa”, estrategia educativa implementada por el Perú durante la pandemia por la COVID-19.

Fuente: UPCH