*Ecosistemas de innovación y PYMESUniversidad Nacional del Litoral

Investigadores UNL-CONICET colaboran en el 1° reactor nuclear nacional

Un grupo de investigadores del Centro de Investigación en Métodos Computacionales (Cimec, instituto de doble dependencia UNL-CONICET) están llevando a cabo un proyecto para la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), a través de un servicio tecnológico a Terceros gestionado por el Cetri Litoral de la Secretaría de Vinculación Tecnológica e Innovación de la Universidad Nacional del Litoral (UNL).

El proyecto consiste en la verificación de componentes nucleares para el reactor CAREM (Central Argentina de Elementos Modulares), sobre todo para componentes de seguridad y cómo actúan ellos ante eventos postulados, transitorios, maniobras de potencia, etc, revalidando los estudios ya realizados sobre la seguridad del reactor.

El proyecto inició hace un año y, a partir de los resultados preliminares se están evaluando modificaciones para incrementar aún más la seguridad del reactor. Por este motivo, junto a la CNEA, el grupo de investigación está trabajando en rediseñar algunos componentes.

El CAREM es un reactor de potencia baja, de 32MWe, pensado como el primer paso para luego diseñar un reactor de mayor potencia que genere energía eléctrica. Es una planta demostrativa que después se prevé se podrá escalar a potencias cuatro veces mayores. “A futuro, se piensa que este reactor se va a poder construir en forma modular, instalando en cada sitio varios de estos reactores en paralelo para poder llegar a una mayor potencia eléctrica”, afirmó Damián Ramajo, investigador del Conicet.

Actualmente el proyecto se encuentra en un avanzado estado de construcción. En términos generales, el avance físico total está cerca del 63%, pero algunos de los principales ejes de trabajo tienen incluso un grado de progreso aún mayor.

La UNL tiene entre sus principales objetivos la colaboración y co-creación con empresas e instituciones en procesos de innovación que generen ventajas competitivas para el desarrollo económico del país. Para eso facilita los procesos administrativos ligados a la contratación de servicios, planteando sistemas ágiles y flexibles que pueden adaptarse a las necesidades y modalidades de cada solicitante.

Luego de que una empresa o institución plantea una demanda o necesidad ya sea a una facultad, un instituto o en la oficina del Cetri, un grupo de investigación idóneo analiza las posibilidades para definir, en forma conjunta, el tipo de prestación requerida.

El paso siguiente es la elaboración de un proyecto donde se especifican el programa de trabajo y el plazo de ejecución y se firma un contrato entre la autoridad de la empresa y el rector de la Universidad, con el fin de garantizar la transparencia y seguridad jurídica de todas las acciones.

Fuente: UNL