Investigadores UPV buscan mejorar seguridad de baterías ion-litio de vehículos eléctricos

El CMT-Motores Térmicos trabaja en nuevas tecnologías que eviten la fuga térmica en estas baterías. Su trabajo ha despertado el interés de multinacionales de la automoción y de la NASA.

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), pertenecientes al Instituto CMT Motores Térmicos, trabajan en diferentes proyectos nacionales e internacionales para mejorar la seguridad de las baterías de ion de litio, las más utilizadas actualmente en los vehículos eléctricos.

Tal y como apunta Antonio García, investigador del CMT-Motores, el futuro del sector de la automoción pasa, en gran medida, aunque no exclusivamente, por el uso masivo de las baterías eléctricas de ion de litio, si bien actualmente hay algunos problemas que pueden afectar a su seguridad. Uno de ellos es su estabilidad térmica.

“Las baterías de ion de litio en ciertas condiciones no son seguras. Hay un fenómeno que se conoce como fuga térmica (thermal runaway), que puede acabar provocando el incendio de la batería, con el consiguiente riesgo para los ocupantes del vehículo. La energía térmica liberada durante este proceso es del orden de 5,4 veces la energía eléctrica contenida en la batería, por lo que hay que extremar las precauciones. La inestabilidad térmica de las baterías se puede dar en condiciones de alta demanda, por ejemplo, durante las cargas rápidas. Si esto no se gestiona bien, puede entrar en fuga térmica y generar un incendio. Como apunte, una ciudad alemana ya ha prohibido el estacionamiento de coches eléctricos en garajes subterráneos”, explica García.

Para reducir esos riesgos, el equipo del CMT-Motores Térmicos de la UPV trabaja en dos proyectos europeos y otros dos nacionales cuyo objetivo es descifrar mejor todos los problemas asociados al thermal runaway de las baterías de ion de litio, tanto actuales como las que llegarán al mercado en los próximos quince años.

El trabajo llevado a cabo desde los laboratorios de este equipo del CMT-Motores Térmicos de la UPV ha despertado el interés de grandes multinacionales del sector de la automoción, así como también de la Agencia espacial estadounidense, la NASA.

“La Agencia cuenta con un departamento dedicado íntegramente al estudio de estas baterías, claves también para el sector aeronáutica. El pasado mes de diciembre presentamos en el congreso NASA Aerospace Battery Workshop las conclusiones de nuestros trabajos más recientes en este sector, con una gran acogida”, apunta García.

Fuente: UPV