La PUCP tiene el primer laboratorio peruano que desarrollará equipos médicos

Durante la pandemia, se evidenció en Perú la necesidad de desarrollar una producción nacional de dispositivos médicos que pueda responder a emergencias sanitarias y atender escenarios similares que podrían presentarse a futuro. Por ello, luego de más de dos años de trabajo, pruebas y estudios, la línea de servicios de Dispositivos Médicos PUCP pondrá en funcionamiento el nuevo Laboratorio de Ingeniería Médica.

Se trata del primer laboratorio peruano de alcance internacional que realizará la producción de dispositivos médicos que se requieren en el país. Es un espacio de casi 200 metros cuadrados ubicado en su campus, donde se podrán crear insumos quirúrgicos, equipos biomédicos y dispositivos in vitro (como las pruebas para detectar COVID-19), en alianza con empresas y organizaciones privadas.

Dispositivos Médicos PUCP fue creado gracias al financiamiento del Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica PUCP (CITE-PUCP), del Instituto Tecnológico de la Producción (ITP) y de la Universidad, con una inversión de S/ 5.8 millones. De este monto, S/ 2.5 millones se han invertido en la implementación del Laboratorio de Ingeniería Médica. El Dr. Benjamín Castañeda, la Dra. Sandra Pérez y la Dra. Fanny Casado lideran el proyecto.

Entre los principales equipos médicos del nuevo laboratorio se encuentra la bioimpresora, única en el Perú. Cuenta con 3 cabezales capaces de realizar la impresión de células de animales y humanas que, sumado a otros materiales, puede convertirlas en nuevos tejidos para usarse en estudios clínicos, tratamiento médico y hasta en la industria alimentaria. También es muy útil para el desarrollo de modelos in vitro y para estudiar patologías. Con la tecnología de bioimpresión, los especialistas del laboratorio podrán hacer estudios clínicos para pruebas de medicamentos y así contribuir a evitar los experimentos con personas o animales.

Los equipos y prototipos que se trabajen en el laboratorio ingresarán a un circuito de estaciones que brindará lo necesario según sus necesidades y su estadío. En total, son cuatro etapas: evaluación de equipos médicos, diseño y manufactura (prototipos), análisis biológico y de bioseguridad, y asesoría legal y de mercado. Como se recuerda, durante la pandemia, la Universidad desarrolló importantes dispositivos como el ventilador mecánico MASI para atender a pacientes infectados con COVID-19 o Covox, el primer concentrador de oxígeno hecho en el Perú.

Durante el proceso de desarrollo y el establecimiento de los servicios del laboratorio, también se contó con el apoyo de los alumnos de Ingeniería Biomédica, cuyo aporte ha sido de alta importancia, y muestra la capacidad y potencial que el país tiene a través de sus estudiantes.

Fuente: PUCP