Ecosistemas de innovación y PYMESUniversidad Politécnica de Valencia

La UPV como referente de innovación agraria en el ámbito internacional

La educación y la investigación de calidad van necesariamente acompañadas de una infraestructura acorde. Esa ha sido, desde su origen, una de las máximas que ha marcado el camino de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) y que hoy, tras décadas de trabajo en esta línea, la reconoce de manera unánime por la totalidad de rankings de prestigio internacional en el ámbito universitario como referencia en el campo de las ciencias agrícolas.

Al margen de las consideraciones de carácter global que la señalan como mejor politécnica de España por encima del eje Madrid-Barcelona -empezando por el ranking de Shanghái (ARWU), reconocido como el más importante del mundo-, la UPV está acreditada como mejor universidad española y top 50 mundial para estudiar Ingeniería Agroalimentaria y Forestal por Quacquarelli Symonds (QS); top 100 mundial en calidad educativa, innovación e infraestructuras, y producción y consumo responsables por Times Higher Education (THE); y entre las 100 mejores universidades del planeta para estudiar tanto Ciencia y Tecnología de Alimentos como Ciencias Agrícolas según la última edición del Global Academic Subject Rankings (el indicador por materias del ranking de Shanghái).

Todo ello, además de figurar entre las 200 universidades más destacadas del mundo en Greenmetric, el ranking medioambiental universitario por excelencia.

Todos estos reconocimientos son fruto de una actividad constante iniciada hace más de 60 años, también por supuesto a nivel de infraestructuras. No en vano, la UPV ha inaugurado en 2023 dos nuevas granjas, una para la mejora genética de conejos y otra de pequeños rumiantes, que dan continuidad a nivel investigador y de formación de estudiantes a las creadas en 1975 y 1980 respectivamente y que han sido sustituidas por éstas.

A dichas instalaciones singulares de la UPV, se suman otras de gran relevancia para la producción animal como la planta piloto de fabricación de piensos, la planta piloto de fabricación de quesos o el laboratorio de análisis de leche, entre otros.

En constante adaptación a las necesidades actuales, la UPV sigue trabajando en los retos del futuro, y lo hace de la mano de su Instituto de Ciencia y Tecnología Animal (ICTA), cuyos proyectos asociados sólo a estas nuevas instalaciones cuentan con una financiación cercana al millón y medio de euros.

Investigaciones realizadas a partir de información multiómica, de evaluación de la incorporación de subproductos vitivinícolas a la alimentación de cabras lecheras, orientadas a la transición ecológica y digital, o sobre la ganadería de precisión aplicada a la mejora del bienestar animal y la reducción del impacto ambiental, son tan solo algunas de las que han recibido esta financiación, destinada a seguir superando los citados retos y muestra unívoca de la confianza en la UPV para seguir liderando la innovación del sector.

Fuente: UPV