*Estructura organizativa de la vinculación y la transferenciaUniversidad Politécnica de Valencia

La UPV, FISABIO y el CIBER diseñan una nanopartícula inteligente propulsada

Un equipo de investigadores del Instituto Interuniversitario de Investigación de Reconocimiento Molecular y Desarrollo Tecnológico (IDM) en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), junto con colaboradores de otros institutos como el Laboratorio del Microbioma Oral de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), el CIBER de Bioingeniería, Biomateriales y Nanomedicina (CIBER-BBN) y el CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) del Instituto Carlos III de Madrid, han desarrollado una innovadora nanopartícula autopropulsada capaz de romper una barrera natural conocida como biopelícula o biofilm, creada por ciertos patógenos para protegerse de los medicamentos, lo que los hace más resistentes al tratamiento.

La investigación, publicada en la revista Chemistry of Materials, se centra en el diseño y aplicación de nanopartículas inteligentes que contienen un antibiótico en su interior y lo liberan de manera selectiva. Además, se ha añadido un nanomotor acoplado a una enzima que actúa como “taladro” al entrar en contacto con el biofilm, permitiendo que el nanodispositivo penetre en las capas más profundas.

Cuando la nanopartícula entra en contacto con el patógeno, se libera el antibiótico contenido en su interior, lo que lleva a la destrucción de hasta el 80% de la biomasa del biofilm generado por la bacteria Staphylococcus aureus (S. aureus), logrando así la eliminación de las bacterias.

Los biofilms son una barrera física que dificulta la penetración y difusión de los antibióticos u otros medicamentos, lo que provoca que la concentración del fármaco en los patógenos sea insuficiente para eliminarlos.

El equipo de investigadores ha patentado el uso de estas nanopartículas y está probando su eficacia en la erradicación de biofilms generados por S. aureus, que es responsable de diversas infecciones crónicas, incluyendo las asociadas a dispositivos médicos como catéteres e implantes.

La tecnología desarrollada representa un avance en el combate contra la resistencia a los medicamentos, permitiendo una administración más efectiva de los antibióticos y evitando el uso excesivo o inapropiado de estos fármacos. Además, podría ser una herramienta importante en el tratamiento de infecciones bacterianas y fúngicas causadas por biofilms, incluyendo infecciones endodónticas y otras comunes como la candidiasis.

El proyecto ha recibido financiamiento de varias fuentes, incluyendo las ayudas POLISABIO de colaboración entre FISABIO y la UPV, la Agencia Valenciana de la Innovación (AVI) y ayudas del CIBER-BBN y CIBERESP. El equipo continúa con las pruebas y estudios necesarios para cumplir con los requerimientos regulatorios y poner en el mercado este innovador tratamiento.

Fuente: UPV