Nuevo equipo de Resonancia Magnética Nuclear en la UNS

Un nuevo equipo de resonancia magnética nuclear será adquirido próximamente por la Universidad Nacional del Sur (UNS), tras resultar adjudicataria de una de las líneas de financiamiento del Programa Federal Equipar Ciencia. Este programa depende de la Secretaría de Articulación Científico-Tecnológica del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, y en esta edición financió equipos por 8.300 millones de pesos.

El resonador que se instalará en la UNS es un NMR CONSOLE AVANCE NEO 400, equipado con un sistema de imanes superconductores en modo persistente, con tecnología de criostato de baja pérdida para un consumo mínimo de helio y nitrógeno.

La resonancia magnética nuclear de líquidos tiene importantes aplicaciones en la determinación estructural de moléculas nuevas, sintetizadas en laboratorio. Permite el análisis de macromoléculas biológicas en condiciones similares a las naturales, el estudio de la composición de muestras de origen natural (aceites, vinos, orina, etc.), el control de calidad en la industria química, industria de alimentos, industria farmacológica y en síntesis química. También permite la determinación de constantes físicas y químicas (termodinámicas y cinéticas).

A su vez, la resonancia magnética nuclear de sólidos tiene importantes aplicaciones en el estudio de suelos y minerales, control de calidad en la industria química, farmacológica, petroquímica y agropecuaria. En resumen, esta técnica no destructiva es una de las más potentes para llevar a cabo análisis cualitativos y cuantitativos de materiales sólidos por la gran variedad de información que ofrece.

El Programa Federal Equipar Ciencia, cuya coordinación ejecutiva está a cargo de la Subsecretaría de Coordinación Institucional, adjudicó en este segundo llamado 207 equipos entre 12 organismos del Consejo Interinstitucional de Ciencia y Tecnología (CICyT), 49 universidades nacionales y 8 instituciones científicas y tecnológicas provinciales.

Actualmente la UNS posee un equipo de resonancia magnética nuclear integrado al sistema nacional de RMN, pero su funcionamiento requiere un alto consumo de nitrógeno y de helio líquido para mantener las temperaturas adecuadas. Los costos de su operación, la escasa resolución de las imágenes que proporciona y la escasez de los insumos hacen que se trate de un equipo obsoleto.

Fuente: UNS