UNNE busca conocer el impacto de la pandemia en modalidad de educación permanente de jóvenes y adultos

Un proyecto de investigación de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) busca conocer las transformaciones que se produjeron en las instituciones de educación permanente de jóvenes y adultos de las provincias de Chaco y Corrientes, primarias y secundarias, durante la pandemia, y cómo se está concretando el tránsito a la “nueva normalidad”. Se trata de una de las modalidades educativas más afectadas por la pandemia.

En la educación, la pandemia desencadenó la interrupción forzosa del dictado de clases presenciales y un conjunto de acciones dispuestas por las autoridades nacionales, provinciales e institucionales para el mantenimiento de cierto orden de continuidad pedagógica, en el que primeramente se recurrió al uso de tecnologías para sustituir la presencialidad.

En ese contexto, en el sistema educativo se evidenciaron las grandes desigualdades y brechas digitales que existen en la población, lo cual quedó aún más expuesto en la modalidad de educación permanente de jóvenes y adultos (EPJA).

Ante ello, un proyecto de investigación de la UNNE busca conocer y comprender la cómo fue el proceso de funcionamiento de las instituciones EPJA de Chaco y Corrientes en el tiempo de pandemia, las políticas educativas desplegadas con relación a esta modalidad, y cómo dicho proceso fue vivenciado por docentes y estudiantes.

Además, se pretende caracterizar la forma en que estas instituciones están atravesando el tránsito a la nueva normalidad.

El estudio será realizado por miembros del Instituto de Investigaciones en Educación de la Facultad de Humanidades de la UNNE, y participarán además investigadores de las Universidades Nacionales de Córdoba, Villa María y Chilecito, que desarrollan estudios similares en esas ciudades.

“Si la modalidad EPJA ya traía una carga de problemáticas vinculadas con la práctica pedagógica tales como la falta de formación docente específica, la infantilización metodológica y la escasez de material de estudio adaptado a las demandas y necesidades de su población destinataria, estas podrían haberse agravado con la situación de aislamiento y la necesidad de implementar otras estrategias, entre ellas la virtualidad, para las cuales ni docentes ni estudiantes estaban formados”, explicó la Dra. Gladys Blazich, responsable del proyecto.

Agregó que la modalidad EPJA arrastraba además una inequidad respecto a distintos derechos conquistados por otros niveles educativos, inequidad que también se habría agudizado en la pandemia.

Fuente: UNNE